La Primera Navidad de tu bebé

Consejos
para celebrar con tu bebé su primera Navidad.

Si tu bebé se encuentra en sus primeros meses
de vida no va a ser capaz de participar muy activamente en las fiestas navideñas
pero seguro que le llamarán la atención los colores vivos, las luces brillantes
y los villancicos. 

Desde el primer momento el bebé
puede ver, aunque la zona central de la retina no está todavía desarrollada y
su visión es limitada. El recién nacido puede ver sólo objetos que se
encuentran, como mucho a 20 a 30 centímetros de sus ojos. Por eso tienes que
acercarlo, sujetándolo bien, a las luces parpadeantes del árbol de Navidad. El recién nacido puede percibir cambios en la
intensidad de la luz (percibe destellos, reflejos, cuando una luz se enciende
desde la oscuridad total…) y puede fijar puntos de contraste.

 A las dos
semanas
 los bebés muestran interés
por los objetos alargados y contrastados con el fondo, es decir, diferenciados
en cuanto a color y luminosidad. El rojo, se cree que es uno de los colores que
más les atrae quizá porque sea de los primeros que empieza a distinguir. En
navidad estamos rodeados de objetos de este color prueba a mostrárselos, seguro
que llamará su atención y le encantarán.

Cumplido el primer mes de vida, tu bebé va a
quedar completamente extasiado con casi cualquier cosa que pase ante sus ojos.
Prueba a agitar algún adorno de colores delante de su carita. 


Aunque todavía es muy pequeño para entender el sentido
de las fiestas navideñas, su sentido del oído puede aportarle mucho
placer durante estas fiestas. Escuchar música y leer en voz alta tus cuentos
navideños favoritos es una manera fantástica de estimularle, aunque todavía no
sea capaz de entender todo lo que le quieres comunicar. 

La temporada navideña, además de alegría,
también trae desafíos especiales para tu bebé. Es importante recordar siempre
su etapa de desarrollo y su temperamento a fin de evitar problemas, o
manejarlos con aplomo cuando surjan. Unos cuantos consejos que pueden serte útiles:

  • Entiende
    su recelo.
    Durante los primeros seis meses más o menos, tu bebé
    probablemente se quede absorto con las caras de la gente que ve y le encante
    mirar a sus abuelos y otros parientes cuando le hacen mimos. A partir de los seis u ocho meses se produce un hito
    importante en su desarrollo, y empezará a distinguir entre sus seres queridos y
    los extraños, mostrándose ante éstos con recelo, miedo, o rechazo. Por
    eso puede que llore cuando lo pongas en brazos de alguien desconocido para él. Como
    debemos reaccionar cuando esto ocurra: en primer
    lugar, no obligar a nuestro pequeño a estar en brazos de alguien si él no lo
    desea, si está llorando lo mejor que podemos hacer es cogerlo en nuestros
    brazos y consolarle, dándole la seguridad que necesita. Dale
    tiempo para acostumbrarse a estos parientes mientras supera la ansiedad
    de ver tantos extraños. Si vas a ver a los Reyes Magos o a Papa Noel, no lo
    fuerces a sentarse encima de ellos o a acercarse mucho, si se muestra receloso.
  • Cuidado
    con el exceso de estímulos.
    Con todo el ajetreo de las fiestas, es fácil
    perder de vista que tantas caras nuevas, luces y sonidos pueden ser demasiado
    para el bebé. En estos días es posible que se acelere nuestro ritmo
    de vida y esto hace que percibamos peor las señales de nuestros hijos, que les
    respondamos menos y que estemos más ausentes.El exceso
    de ruidos (voces, televisión…) también causa estrés a los bebés Presta atención a sus reacciones y ponlo a dormir
    una siesta o cuando notes que está cansado (si ves que se frota los ojos, se
    tira del pelo o está irritable, por ejemplo). Los recién nacidos son especialmente susceptibles a la sobre estimulación si se
    mantienen despiertos más de un par de horas seguidas. Se cree que los bebés que
    padecen cólico son más sensibles a los estímulos
    que otros, pero los sonidos y luces nuevos pueden llegar a sobrecargar el
    sistema nervioso, aún en desarrollo, de cualquier bebé. Si tu bebé está
    especialmente irritable, dedica parte del día a descansar en un ambiente
    tranquilo donde pueda serenarse. Asimismo, ten presente que los recién nacidos se asustan con sonidos fuertes o
    inesperados. Si vas a ir a alguna fiesta donde va a haber mucho ruido, quizás
    sea mejor dejar el bebé en casa al cuidado de alguien.
  • No
    alteres demasiado su rutina.
    Cambiar el horario de un bebé
    suele causar muchos de los problemas que surgen en las fiestas. Siempre que sea
    posible trata de mantener una rutina con los horarios de siempre, sobre todo en
    lo que la sueño se refiere. Es mejor encontrar una habitación donde pueda
    dormir un rato tranquilo que pasarte el resto del día con un bebé excesivamente
    cansado ya que estará muy irritable.

Todo lo comentado se resume en una frase: Los niños pueden
disfrutar de la Navidad si no alteramos demasiado
sus vidas
 y si respetamos sus necesidades básicas y pensamos un
poquito en ellos

Si te ha gustado compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

17 thoughts on “”

  1. Me encantan tus prácticos consejos, también he leído el de ideas para navidad y que decir, me he enganchado a tú blog…

    Te seguiré leyendo cuando pueda!
    María

  2. A ver esta noche, intentaré poner en practica los consejos y ver si el pequeñín más o menos se porta…

    FELIZ NAVIDAD!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *