Como mitigar el calor del verano en bebés y niños

Estamos en pleno verano y el calor aprieta mucho, aquí en el valle del Ebro es demasiado. Por lo que al aumentar la sudoración y el cansancio será normal que tengamos más ganas de beber. Desde el blog de LaCestitadelBebe os dejamos unas refrescantes y nutritivas bebidas para acabar con la sed producida por el sofocante calor del verano en bebés y niñ@s.

A todos nos gusta refrescarnos con el calor, un chapuzón, playa, piscina o una escapa a la montaña son muy buenos, pero lo más importante es una correcta y optima hidratación sobre todo en los peques.

Refrescantes bebidas para la familia

Como todos sabemos beber es fundamental para obtener una hidratación adecuada y que nuestro organismo funcione de la forma adecuada. Para ello, debemos mantener unos niveles adecuados de electrolitos y enzimas que se pierden con el esfuerzo, sudoración y al orinar. Pero no sirve cualquier cosa, siempre es mejor calidad que cantidad, aunque se debe tomar a demanda de lo que nos pida el cuerpo. Las frutas, verduras, huevos, leche, infusiones suelen aportar muchos nutrientes y contienen agua para ayudarnos con la pérdida de líquidos.

Bebidas en bebés hasta 6 meses

Aquí tenemos los bebés pequeños y los recién nacidos, donde su alimentación base es la lactancia o bien tomas de leche de fórmula. Ellos tomarán a demanda y lo único que se les puede dar es agua mineralizada embotellada para calmar la sed o preparar las tomas de las papillas.

Bebidas en bebés de edad desde los 6 a los 12 meses

Aquí ya se permite alguna toma de más alimentos líquidos. En los lactantes cuya alimentación se base exclusivamente en leche de fórmula es necesario que recordemos que el grado de dilución es fijo, por lo tanto, el nivel de hidratación puede diferir al de otros bebés que por contrario estén alimentándose de leche materna.

Los niños que ya no tomen pecho o bien estén tomando otros alimentos pueden empezar a tomar néctar de fruta, zumos, batidos o leche, siempre lo más natural posible.

Respecto a las aguas minerales debemos tener en cuenta su clasificación en función de su mineralización. La clasificación viene dada por la cantidad de minerales disueltos a 180º C, o residuos fijos, clasificando en:

  • Mineralización muy débil, siempre que la cantidad de residuos sean menores a 50 mg / litro.
  • Mineralización débil, con una cantidad de residuos entre 50 y 500 mg / litro.
  • Mineralización media, con una cantidad de residuos comprendidos entre 500 y 1500 mg / litro.
  • Mineralización fuerte, muy rica en minerales a partir de 1500 mg / litro.

Del grupo de clasificaciones de agua anterior para una edad de hasta un año sólo se recomienda tomar agua de mineralización muy débil. Respecto al agua del grifo es mejor filtrarla primero con algún filtro de carbono o bien hervirla y enfriarla para dársela al bebé, nunca darle el agua del grifo directamente.

Tés y preparados de hierbas

Estos tipos de bebidas se pueden utilizar, como lima, manzanilla, el té. Siempre se deben usar con moderación ya que algunas de ellos son excitantes y pueden contener aditivos y edulcorantes con químicos como el aspartamo.

Bebidas a base de néctares y jugos

Si optamos por estas bebidas para dar a los bebés y a los peques debemos fijarnos en comprar las más naturales posibles, ya que la mayoría son muy ricas en azúcar y conservantes lo que los convierte en un refresco poco saludable.

También podemos preparar la fruta de esta forma, basta con una licuadora para preparar ricos y deliciosos purés de fruta. Para endulzarlos podemos utilizar un poco de miel y limón para compensar y no se oxiden.

Si somos más de zumo, debemos recordar que este no sacia tanto como la pulpa de la fruta y si abusamos podemos dar mucha azúcar que siempre son más saludables de los zumos, jugos o néctares comprados en el supermercado.

Respecto a uno de los zumos más típicos por todos tomados, el zumo de naranja, siempre se recomienda dárselo a partir del primer año. En este proceso de la comidas vuestro pediatra os orientará y os dará unas tablas o sino siempre podéis preguntar. El zumo de naranja tiene muchas sustancias beneficiosas, como la vitamina C, potasio, folato y muchos minerales de gran calidad. Aunque cuando los peques ya tenga más de dos años les podremos ofrecer más zumos y jugos con fruta de temporada como por ejemplo deliciosos zumos de mora, frambuesa y todos tipos fruta e incluso miel.

Refrescos del súper

Lo mejor es reducir su consumo al mínimo, sólo en celebraciones o algún apuro. Las típicas bebidas como limonadas, naranjada y refrescos de cola contienen muchos azúcares, sacarosas, aspartamos, colorantes y conservantes que sólo crean picos de insulina en sangre aumentando las probabilidades de obesidad, diabetes y decaimiento físico tras la bajada de insulina.

¿Fríos o calientes?

Los alimentos muy fríos no son aconsejables tomarlos y más cuando venimos con mucha calor, lo mejor es ligeramente fríos o del tiempo, ya que este placer suele ser de poca duración. Debemos saber que tomarlos calientes no es malo, de hecho ayuda a la sangre a fluir mejor y te ayuda a sudar y hace que tu cuerpo sienta menos calor.

Cómo habéis podido ver hay bastantes opciones para refrescarse e hidratarse correctamente que se incrementan con la edad de los peques. Además en nuestra web estamos trabajando para conseguir que nuestros detalles para bebés se entreguen en 24h en cualquier punto de la península con unos precios bajos, que os dejarán helados. No te pierdas nuestras originales canastillas personalizadas y bordadas o nuestras versátiles tartas de pañales a precios bajos sólo en la cestita del bebé. Disfrutar del verano, hidrataros bien y cuidaros mucho, nos leemos en la próxima!

Si te ha gustado compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *