Los bebés y el desarrollo del olfato

Siguiendo un poco el hilo de los sentidos en los bebés, desde lacestitadelbebe.es vamos a ver el sentido del olfato. Se trata de un sentido muy importante sobre todo cuando el de la vista no está desarrollado.

Así que en los recién nacidos a diferencia del sentido de la vista el olfato está desarrollado. Su desarrollo se lleva a cabo en la barriga de la mamá y se tiene constancia de que son conscientes del olor del líquido amniótico y del útero. Así cuando nazca estará familiarizado con el olor de la mamá que tanta seguridad le otorgará para dormir y tomar el pecho.

Y es que este importante sentido está desarrollado cuando nacemos, ya que a falta de vista, es con el olfato, el oído y el gusto como distinguen a las personas y más en concreto a la mamá. De esta forma tu bebé ya te reconoce también por tu olor, sólo con tenerlo en brazos ellos ya se van familiarizando.

Esto explica que aunque estés en un cuarto oscuro sabe dónde estás y como colocarse para tomar el pecho, volviéndose hacía el pezón identificando el olor y de esta forma poder saciar su apetito.

Te conocen por el olfato

Los agónicos esfuerzos del parto dejan paso a la serenidad y tranquilidad, el bebé se relaja junto a ti con la comodidad que le brindad tus brazos y olor que también le transmite calma. El sentido del olfato juego un papel muy importante con respecto a las relaciones sociales en su corta vida y también en la tuya.

Los recién nacidos y bebés desprenden un aroma dulce que nos atrapa a los papás y mamás, pero también al resto de personas que junto a esa encantadora inocencia y ternura estarán encantados de cogerlo en brazos y hacerle juegos. Así obtiene las atenciones y el amor que precisa en esta edad. Se trata de instintos que todavía conservamos, una química que nos lleva a conectar con los nuestros y otras personas.

Es plenamente funcional

Al igual que nos pasa con el sentido del gusto, al nacer el olfato está plenamente operativo, con esa respuesta nerviosa frente a los diferentes olores que captamos. Según estudios científicos se les denominan los sentidos primitivos, el porqué, radica porque son los primeros que tenemos y que dan inclusos en organismo unicelulares que son capaces de detectar diferentes olores. Dicho de otra forma es una herencia genética que nos permite sobrevivir ya desde pequeños para encontrar el sustento y la zona de tranquilidad desde el primer día de vida fuera del vientre de la mamá.

Así con este sentido ya afinado desde el principio le será sencillo reconocer al resto de familiares. Otro olor que les encanta a los bebés a parte de tu pecho es el de tu cuello, ya que su carita pasa mucho rato reposando ahí cuando están en vertical.

Conforme pase por más brazos y esté en contacto con más familiares, más irá conociéndolos por el olor y se irá familiarizando con su presencia que también les transmitirá serenidad, aunque no tanto como la mamá.

Su olfato tiene predilección por lo dulce

Los bebés muchas veces respiran profundamente para coger más olores y aromas, sobre todo los dulces, también de esta forma será normal que estornuden. Los olores dulces como en el gusto les transmite seguridad y tranquilidad, por eso son utilizados también en las papillas, de esta forma les agrada tomar algo de apariencia dulce, como la vainilla, azúcar o el plátano.

Este sentido común y primitivo sirve al igual que el gusto para sobrevivir y evitar olores fuertes de alimentos en mal estado o que pueden tóxicos y poner en riesgo su integridad. Pudiendo identificar de esta forma diferentes tipos e intensidades de olores, su reacción frente a olores no gratos será como en el gusto, mostrando su desagrado llorando, chillando o frunciendo el ceño. Aunque esto último también comentan algunos investigadores que sucede cuando les gusta.

Los reflejos marcan sus reacciones

Los recién nacidos y bebés son capaces de distinguir entre diferentes aromas y hedores, parece que sus reacciones se deben a reflejos originados en el sistema nervioso más que por su propia consciencia. A esta conclusión se llega por los diferentes olores le hacen moverse e incluso puede llegar a cambiar la respiración estando dormido, es decir, de forma involuntaria. Los recién nacidos y bebés llegan a soportar los olores como nosotros, por ejemplo si hay un olor desagradable al principio se muestran nervioso, pero con el rato se habitúan y ya no les molesta.

Conforme crece el bebé va siendo más consciente de los olores, sus reacciones van siendo más calculadas, de estas experiencias los niños y los adultos hemos aprendido las cosas que huelen mal y las que no, lo que nos gusta y lo que no. A partir de los tres años ya será capaz de juzgar por si sólo muchas de estas experiencias de todo tipo.

Como vemos y conocemos por experiencia los sentidos, en este caso el olfato nos ayuda a ser más autónomos e independientes, ya que gracias a ellos saben dónde están las cosas apetecibles y comidas y también lo que no les gusta o deben evitar para que no les provoque desagrado.

El sistema de aprendizaje también se estimula por el olfato

Como comentamos al igual que el resto de los sentidos, el olfato también tiene su sistema en la memoria y por tanto en el aprendizaje, al igual que en los adultos. De esta forma podemos hacer memoria y recordad más o menos los olores de flores o de comidas recordando también las sensaciones que despiertan en nosotros. O las diferentes sensaciones de las flores en primavera o el césped recién cortado o como cuando sacas esas galletas o bizcocho recién hecho del horno. Estas sensaciones quedan impregnadas en la mente dejándonos mejores o peores recuerdos a partir de las cuales calcularemos una determinada reacción. De esta forma los olores son tan poderosos que nos traen recuerdos a la mente.

El olfato es muy importante y por ello, se establecen conexiones ya desde que está formándose en el vientre, incluso ayuda a darnos seguridad y crearnos una imagen y presencia de sí mismo junto a los otros sentidos.

Nuestros regalos se elaboran con dulces aromas

Para acabar es conveniente que sepáis que en nuestros regalos usamos saquitos perfumados con olores y fragancias neutras, de esta forma al abrir el regalo del bebé también participa el olfato de esta agradable sensación. Así podrás configurar tu canastilla bebé con perfumes o bien tu tarta de pañales con perfumes. De esta forma vuestro regalo para el bebé será redondo en todos los sentidos bien sea para hospital, domicilio, empresa o baby showers.

Siempre contamos con todos los regalos a los mejores precios con descuentos y siempre también en nuestros originales detalles de boda, bautizo y comunión que se acercan y tanto os gustan!

Si te ha gustado compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *