Relación entre las bacterias y el miedo en los bebés

Con el verano acercándose sigilosamente porque las lluvias no nos abandonan, nosotros seguimos tratando temas sobre bebés y niños. En esta ocasión en La cestita del Bebé vamos a hablar de cómo las bacterias están relacionadas con la forma de experimentar el miedo en los bebés y la salud y bienestar en general. Adelantamos que es un estudio americano llevado a cabo por varias universidades.

Niña disfrutando de una rica y saludable sandía

Como bien sabemos nuestro sistema digestivo alberga una gran cantidad de bacterias y microorganismos que es conocida como microbioma intestinal y que son muy importantes para nuestra vida.

Vayamos a ver el estudio llevado a cabo en conjunto por las Universidades de Michigan y la de Carolina de Norte, ya os adelantamos que había diferencias notables entre el microbiana intestinal en los bebés que tenía respuestas leves frente al miedo y los que tenían respuestas más fuertes. A lo mejor esto microbiota intestinal lo conocéis más por la flora que tenemos en los intestinos y que convivimos en una relación de simbiosis de tipo comensal y mutualismo, así os sonará más por anuncios de la TV que tanto vende ahora la salud.

Estudios de la relación entre el microbioma intestinal y el miedo

Los estudios tomaron muestras sobre 30 bebés, el objetivo era poder determinar si el microbioma intestinal tiene relación con nuestras respuestas al miedo. Los especialistas seleccionaron los bebés teniendo en cuenta una gran cantidad posible de factores que pueden modificar sobre la flora intestinal. De esta forma, todos los niños tomaron lactancia materna y natural sin recibir ningún tipo de medicamento ni antibiótico.

Las pruebas que se llevaron a cabo en los ensayos, se tomaron muestras de heces de los niños para clasificar el microbioma. Tras tener calificada la flora de cada niño se les sometió a una prueba simple para desencadenar una reacción al miedo. Se trataba de observar la primera reacción de los bebés frente a una persona que usaban máscaras de terror de Halloween.

Cuando se dispuso de los datos finales, los investigadores pudieron ver las relaciones más importantes entre las características de cada microbioma y sus respuestas frente al miedo en el grupo de los bebés.

Se concluyó que los bebés que poseían microbiomas con más desigualdades en el primer mes de vida, luego tenían más miedo en su primer año de edad. Estas floras desiguales están dominados por un pequeño conjunto de bacterias frente a los que resultaban más equilibrados.

En los estudios también se descubrió la relación del contenido en esta flora tenía repercusiones en las relaciones frente al miedo. Los bebés con respuestas más intensas tenían más de un tipo de bacterias y menos de otros.

No obstante, el grupo de investigadores no concluyó una relación entre la flora de los niños y como estos reaccionaban frente a los extraños con esas máscaras de terror.

Para que el estudio fuese completo, los investigadores capturaron imágenes de la actividad cerebral de los bebés cuando reaccionaban mediante resonancias magnéticas. De esta forma vieron que la flora que habían desarrollado en su primer año de vida poseía un vínculo con el tamaño de la amígdala. Esta parte del cerebro se involucra en la toma de decisiones rápidas frente amenazas y es la zona donde se genera el miedo y las emociones.

Cómo cuidar la flora

En la TV vemos muchos anuncios de productos con fibra, lácteos y demás que ayudan a cuidar la flora intestinal. Ahora que vemos la importancia de estas bacterias para tener buena salud, vamos a ver un poco que es beneficioso para tener una flora rica.

Para tener una flora intestinal equilibrada debemos cuidar mucho la alimentación y se deben consumir tanto alimentos prebióticos como probitóticos. Los prebióticos tienen como funcionalidad de ser alimento para las bacterias. Estos alimentos suelen ser ricos en fibra soluble, cuya composición principal es inulina y fruto oligosacáridos, los cuales no pueden ser digeridos y absorbidos en el intestino delgado. A continuación pasan al colon donde favorecen el crecimiento de la flora positiva, los bifidobacterium y los lactobacilos.

Alimentos muy saludables recomendados:

  • Legumbres
  • Frutas
  • Verduras
  • Cereales integrales
  • Yogurt natural y kéfir

Con una dieta que incluya varias raciones de estos alimentos a la semana nuestra flora y nosotros estaremos sanos y evitaremos muchos problemas entre ellos el síndrome del colon irritable.

Como ya todos sabemos los alimentos más dañinos y que debemos reducir su consumo a tomas esporádicas para evitar males mayores son:

  • Dulces y chucherías
  • Alcohol
  • Refrescos azucarados
  • Alimentos procesados
  • Bollerías y productos elaborados con edulcorantes y conservantes.
  • Tabaco

Con una buena alimentación y con una vida más sana posible, haciendo ejercicio regularmente eliminaremos muchos problemas como propensión a diabetes, Alzheimer, colon irritable, ansiedades e inclusos problemas dentales.

Con esto acabamos el artículo de hoy esperamos que os haya gustado y aportado algo nuevo, y es que recordad que “somos lo que comemos”.

En la Cestita del Bebé damos mucha importancia a los cuidados del bebé y por eso, además de una buena alimentación siempre debemos optar por productos de calidad BIO, que protejan al bebé y no causen alergias. No te pierdas nuestros regalos de nacimiento BIO que utilizamos en nuestras canastillas de bebé BIO y también en la composición de las mejores tartas de pañales BIO del mercado. Disfruta de nuestras ofertas para particulares y empresas. Sin más aprovechamos para despedirnos, cuidaros mucho y nos leemos en la próxima!

Si te ha gustado compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *