Recuperando la normalidad tras el parto

En esta ocasión en el blog de lacestitadelbebe.es vamos a ver como volver a recuperar un poco la línea y la rutina y poco a poco volver a estar como antes. Y es que estos maravillosos pero dolorosos meses que hemos dejado atrás nos pasan factura. El cuerpo cambian hincándose, lo senos y después tras el parto se da paso a la flacidez.  Pero no nos preocupemos podemos volver a estar como antes o incluso mejor, lo primero es recuperarse y con paciencia e ir realizando progresivamente ejercicios físicos y una buena dieta. Vamos a repasar las partes que hemos notado que más han cambiado tras el bebé.

Embarazada de varios meses

Cambios en el pecho

Los primeros síntomas del embarazo suelen manifestarse con cambios y molestias en los pechos. Al comienzo el pecho o mamas están blandas, pero van aumentando de tamaño conforme avanza el periodo de gestación. Estos los primeros cambios que se notan más rápidamente en el embarazo. En este periodo será normal tener calambres, sensación de hinchazón, irritabilidad y sensibilidad al tacto. La visibilidad de las venas del pecho también aumentará.

Los cambios visuales más significativos se darán en el pezón y la areola, su pigmentación cambia y se oscurecen más de lo normal, también aparecerán más marcados unos granitos alrededor de la areola cuya función es lubricar para minimizar las irritaciones durante la lactancia. Unas semanas antes de dar a luz es normal que se sufran perdidas de líquido por los pezones se trata del calostro y no hay que alarmarse.

Manchas y pigmentación

Es más común y normal de lo que pensamos que las mujeres sufran un proceso de oscurecimiento y aparición de manchas en el embarazo. La melanina es la causante ya que en esta etapa se producen grandes cantidades de hormonas que también influyen en ella.

Pero debemos matizar que hay zonas más predeterminadas a oscurecerse, es decir, aumentar la pigmentación y estas como hemos comentado son las areolas y pezones, pero también se puede dar en axilas, parte interior de muslos y genitales, ombligo, la famosa línea alba.

Otra zona común que puede sufrir un oscurecimiento es la cara o llamada comúnmente mascara de embarazo, aunque su nombre científico es melasma o cloasma. Lo más aconsejable es reducir la exposición al sol o bien usar una crema UV de alta protección. Esta pigmentación hay veces que se da en mujeres por el uso de anticonceptivos sin que están embarazadas.

Cambios en el pelo

Durante el embarazo con frecuencia se refuerza el cabello y es una etapa que fomenta su crecimiento. Pero tras el parto unos 6 meses después lo frecuente es que con los cambios hormonales sufridos y desgaste se suela perder más cabello del habitual sintiéndolo más frágil y quebradizo de lo normal. Tras los 15 o 24 primeros meses del embarazo la caída de pelo se frenará y se recuperara el volumen habitual, aunque con tendencia a aumentar el vello facial y corporal de la misma forma.

Cambios en vientre y abdomen

A partir de los tres meses de embarazo será normal ir notando el vientre más hinchado de una forma cada vez más rápida. Es el hogar temporal del bebé donde se irá formando, creciendo y desarrollándose.  La forma y el tamaño varían mucho de una mujer a otra, ya que depende de la constitución, grasa, musculatura, haber tenido hijos anteriormente. Lo de la forma para saber el sexo es un mito para eso vuestro ginecólogo os lo confirmará con la eco, de todas formas apostar siempre es fácil porque hay un 50% de probabilidades.

Tras el parto siempre se queda la tripa hinchada, es normal, ha estado muy dilatada y todavía el útero no ha recuperado su tamaño habitual al igual que todavía no se ha acabado de expulsar todos los líquidos y sangre. Con el tiempo se irá recuperando poco a poco al igual que el útero, cuyo tamaño se recupera antes dando el pecho al liberar hormonas como la oxitocina.

Lo mejor para recuperar la línea será ir volviendo a la rutina habitual cuando la recuperación sea completa, se podrán ir introduciendo algunos ejercicios y alimentación saludable que también agradecerá el bebé.

Embarazo y estrías

Las estrías son estas antiestéticas líneas que aparecen en la piel debido al estiramiento y dilatación de esta. Así que suelen aparecer tras el segundo trimestre y tras el parto. La mayoría de estas marcas en la piel se dan en mujeres de color blanco debido al aumento del peso, en mujeres asiáticas y de raza negra es más difícil que aparezcan.

Tras el parto mejorarán pero es fácil que queden ahí, se pueden tratar con cremas específicas, aceites y masajes en las zonas más propensas que veamos que aparezcan. Otra forma de reducirlas es mediante ejercicio, eliminando grasa y creando y fortaleciendo la musculatura conseguiremos una piel más firme y que no muestre estas imperfecciones.

Control de peso, dieta y ejercicio lo mejor

Bueno hasta aquí nuestro artículo con los cambios físicos que se sufren en el embarazo, como hemos comentado lo mejor es el ejercicio y alimentación sana y saludable eliminaremos cualquier signo que nos haya dejado el embarazo y también controlando el peso durante el embarazo. Ya que aumentar mucho de peso no es bueno para nosotros, ni el bebé y aumentan las estrías.

Antes de iros os recordamos que tenemos los mejores regalos para bebés y embarazadas. Además puedes personalizar tu canastilla con experiencias embarazadas y tu tarta de pañales con experiencias para familia o como queráis para disfrutar de ese momento tan mágico y especial como es el embarazo. Cuidaros mucho y recordar no excederos en navidades con los dulces y hacer ejercicio y paseos! Hasta la próxima!

Si te ha gustado compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *