¿Problemas de circulación en el embarazo? Vamos a evitarlos

¿Estás embarazada? Enhorabuena, pero has de saber que durante el embarazo se suelen dar problemas de circulación en piernas y retención de líquidos. Por esto en el blog de LaCestitadelBebe te vamos a dejar unos prácticos y sencillos consejos para estar en plena forma durante el embarazo.

Embarazada disfrutando de un paseo

Como bien sabemos la llegada del embarazo supone un motivo de mucha alegría e ilusiones, pero también de molestias y de muchos cambios en el físico de la mamá. Estos cambios suelen acaban acarreando dificultades en la circulación de la sangre sobre todo en las piernas.

Así que sin más preámbulos os vamos a explicar los motivos de estos problemas, que señales nos muestran y lo mejor, unos prácticos consejos para poder evitarlos.

Indicios de mala circulación en el embarazo

Tenemos que saber que en el periodo de gestación el cuerpo de la futura mamá tiene que mover más cantidad de sangre. Ya que se necesita llevar más oxígeno y nutrientes vitales al feto, pero este aumento del volumen de sangre puede hacer que algunas venas se acaban dilatando y originen varices.

Para los que no lo sepáis las varices no son otra cosa que una frecuenta afección debida principalmente a la hinchazón de las venas. Y se suele dar más en la vulva, piernas y las temidas hemorroides en las zonas que soportan más el peso del cuerpo y tienen más distancia para volver al corazón.

Pero todo no acaba aquí el aumento de volumen de sangre crea edema por acumulación de líquido en diferentes partes del cuerpo. Los principales síntomas suelen ser el cansancio, pesadez y pies y piernas hinchados.

Si estáis embarazadas en verano será normal notar estas molestias de forma más acusada, ya que durante el día se suele retener muchos líquidos motivados por el mayor riego sanguíneo, eliminándose con la llegada de la noche.

Por si no fuera poco, tenemos que tener en cuenta que el cuerpo sufre una gran cantidad de cambios hormonales en cascada durante el embarazo siendo cómplices también de la aparición de los edemas y las varices.

El sedentarismo agrava estos problemas

Los problemas mencionados serán en el embarazo prácticamente en la totalidad de las mujeres embarazadas. Pero estos siempre se muestran más en mujeres que no practican ejercicio y llevan una vida sedentaria o si se sufre de sobrepeso, problemas renales o cardiacos.

Consejos para un embarazo fabuloso

No estar demasiado tiempo sentada y tampoco de pie

Mantener siempre la misma posición será contraproducente para el riego y los edemas, siempre lo mejor es el movimiento o cambiar de posición a menudo. De esta forma, y si tenemos ya varios meses de embarazo también evitaremos dolores de espalda.

La práctica de ejercicio físico

El movimiento y el ejercicio es muy bueno para la mejora de la circulación sanguínea, siempre que no hay detrás ningún problema y adecuando la intensidad del ejercicio a nuestros meses de embarazo.

Durante el embarazo conviene evitar deportes de riesgo y contacto, siendo recomendables el yoga, pasear, la natación, la bicicleta estática y pesas con pesos ligeros. En este artículo os dejamos unos buenos ejercicios para el embarazo.

Aquí os dejamos algunas rutinas de ejercicios que también se pueden poner en práctica cuando estemos tumbadas y serán grandes aliados para nuestras piernas:

– Mientras estás acostada, levanta las piernas por encima del nivel del corazón y haz estos ejercicios para las piernas, como pedalear como lo haría en una bicicleta o girar en el aire con los pies para estimular la circulación sanguínea.

Acuéstestate también boca arriba, se deben levantar gradualmente las piernas, doblando las rodillas, tratando de formar un ángulo de 90 grados con el torso. Es más fácil hacer esto con un pie primero y el otro.

– Acuéstestate de lado, levante las piernas, estíralas como un tirón y repita el ejercicio varias veces, cambiando de lado. Además sentada o de pie, puedes activar piernas y tobillos para evitar problemas de circulación con estos sencillos ejercicios:

  • Siéntate con las piernas rectas y dobladas, doblando y extendiendo alternativamente ambos pies, llevando los dedos de los pies hacia adelante y hacia atrás.
  • Siéntate descalza con una pelota de tenis en los pies, camina alrededor de ella, pasando de los dedos de los pies a los talones. Soporte para bipedestación, talón y puntera. También puedes simular caminar levantando mucho las rodillas sin salirte de la posición.

La alimentación y la nutrición dos pilares fundamentales

Es vital tener como aliada una dieta equilibrada que unida con una correcta hidratación también ayuda a aliviar los edemas y prevenir los problemas circulatorios. No olvide incluir frutas y verduras frescas, así como alimentos diuréticos que ayudan a evitar el líquido y el edema, como los espárragos, las verduras de hoja verde, las frutas y la piña, entre otras cosas. De la misma manera, es extremadamente importante beber mucha agua, ya que ayuda a purificar los órganos de las toxinas y los desechos. También puede usar jugo natural, frutas, cilantro, sopa e infusiones que nos darán un aporte energía y vitaminas para estar sanas.

Aplicarnos masajes nosotras mismas

Como la zona a tratar son piernas y pies fundamentalmente, podemos ser nosotras mismas quién nos apliquemos los masajes. Y es que el masaje relajante durante el embarazo también puede mejorar la circulación sanguínea. Para ello, elige cremas especiales refrescantes y de masaje para pies y piernas. Basta con aplicar tensión con la mano y extender sobre muslos, gemelos y pies.

También puedes visitar un centro de fisioterapia especializado en el embarazo para el drenaje linfático. Es un tipo de masaje que se realiza desde los pies hasta los muslos, que ayuda a eliminar el estancamiento de los tejidos.

Correcto descanso

El descanso debe ser de calidad y reparador, para eliminar enemas y volver con ánimo y energía al día siguiente. Para ello es conveniente revisar el colchón, para que esté en perfecto estado y en verano la temperatura de la habitación, ya que el calor es enemigo del descanso.

También podemos aprovechar entre el día para tumbarnos y tener las piernas elevadas por encima del resto del cuerpo, para aliviar el cansancio y mejorar el retorno sanguíneo.

En verano elegir las horas adecuadas para salir

Es muy recomendable evitar las altas temperaturas, ya sea exposición directa al sol, saunas o baños muy calientes, porque el calor intenso provoca la dilatación de las venas. En el verano, trate de permanecer en lugares frescos y hacer ejercicio o salir en épocas frías. Tomar una ducha fría es una de las mejores maneras de prevenir problemas circulatorios, ya que el agua fría alivia la tensión en los vasos sanguíneos, promueve la circulación sanguínea y reduce la hinchazón.

En definitiva, aunque los problemas circulatorios durante el embarazo son muy comunes, es posible intentar prevenirlos o al menos reducir sus efectos siguiendo un estilo de vida activo y saludable. Sin embargo, si las molestias no te permiten funcionar con normalidad o no estás segura de ello, no olvides consultar a un obstetra o ginecólogo.

Tener ropa adecuada

Tenemos que tener en cuenta que nuestros pies se van a hinchar y que nuestra cintura va a crecer, así que lo más recomendable es llevar ropa holgada que nos permita ir cómodas y no llevar zapatos prietos ni tacones.

Esperando que con estos consejos podías disfrutar de vuestro embarazo lo mejor posible y sin tanta pesadez de piernas os dejamos y si quieres tu regalo de bebé personalizado, en La Cestita del Bebé somos especialistas! Disfrutar mucho y nos leemos en la próxima lectura!

Si te ha gustado compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.