Mi bebé no quiere comer

En esta ocasión vamos a hablar de esas situaciones que nos frustran mucho y no sabemos bien cómo actuar, hablamos de cuando el bebé no quiere comer. Desde el blog de lacestitadelbebe.es vamos a tratar este importante tema y ver las causas que pueden conllevar estas situaciones.

Los rechazos al alimento pueden ser más frecuentes de los que quisiéramos entre bebés y niños. Normalmente este rechazo de la comida puede tener diversas causas entre ellas pueden ser orgánicas o bien funcionales.

Este rechazo a la comida o anorexia, por parte de los bebés lactantes suelen ser mayoritariamente por causas orgánicas y principalmente las infecciones. Así que es muy poco probable que esta falta de apetito sea por rechazo a la madre. Cuando el bebé no quiere comer debemos buscar otros factores, como la fiebre y ver las deposiciones, ya que muchas veces los problemas vienen por las gastroenteritis. Molestias, dolores en la tripita y fiebre, la verdad es que así pocos tendríamos ganas de comer.

Las causas funcionales normalmente se suelen dar conforme van creciendo los bebés, y por ejemplo puede ser normal que rechace esa papilla preparada con tanto cariño y amor y sobretodo alimentos naturales. Tenemos que tener claro que los niños captan los estados de ánimo de los padres, sobretodo de la madre que es con la que más vínculo y apego tendrá los primeros meses. Por este motivo es importante no mostrar ansiedad, nervios, confusión y debemos crear un ambiente distendido y de diversión. Muchos bebés no toman la papilla si no están distraídos con juegos, cosas o simples trozos de cartón entre las manos.

El tipo de rechazo a la comida puede ser de dos formas, una sería la llamada rechazo activo, es decir, que el bebé no deja llevar la cuchara a la boca, bien desviándola con las manos, llorando o escupiendo. El otro tipo de rechazo puede ser pasivo, es decir, están tranquilos y quietos y dejan que les introduzcan los alimentos, pero no lo tragan y acaban expulsándolo unos segundos después. Por una causa u otra podemos intentar entretenerlo, cargarnos de paciencia y dándole juegos, videos, etc. Acabaran comiendo, eso sí puede que esto os lleve una hora o más y todo acabe manchado como si una guerra hubiera sucedido, así que paciencia. Otras opciones pueden ser cambiar de entorno salir a pasear y comer en el parque o en casa de los abuelos, las novedades los mantienen entretenidos facilitando así la ingesta.

Muchas veces los padres nos preocupamos demasiado porque nuestros hijos coman todo lo que queremos o se tomen las papillas enteras. No debemos preocuparnos tanto por este asunto, ya que muchas veces no necesitan tanta comida y no debemos crear un estado de ansiedad o confrontación. Para comprobar que el bebé está sano y crece correctamente, deberán controlar su peso y ganancia durante al menos el primer año de vida del peque. Es en esta fase cuando el pediatra puede confirmar que no está comiendo del todo bien y os ofrecerá las medidas a tomar según unos percentiles de crecimiento, que dicho de paso, tampoco es para tomarse mucho en serio.

Antes de despedirnos os recordamos que ya empezamos a trabajar en nuestras nuevas cestas para bebes, y más opciones para crear tu canastilla bebe y tarta de pañales personalizadas con los componentes deseados que más se ajustan a cualquier presupuesto. Hasta la próxima!

Si te ha gustado compártelo
  • 10
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    10
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *