La vista en los bebés

Últimamente desde el blog de lacestitadelbebe.es estamos dedicando artículos a los sentidos de los bebés, en esta ocasión vamos a tratar la vista. De esta forma vamos viendo la mejor manera de ir estimulando a nuestros pequeños para que sus avances sean todavía más rápidos.

Bebé jugando

Una vez han nacido en el nuevo entorno de los recién nacidos, sólo prima la mamá y el alimento, en este caso la leche. Tú estarás entusiasmada con tu pequeñ@ en tus brazos fijante en cada detalle de su cara y cuerpo, por el contrario ellos os observaran detenidamente pero sólo verán tenues y grandes formas y curvas, ya que su visión todavía es borrosa. Así que conforme más estéis juntas mejor más querrá estar contigo y más querrás estar tú con él, se fortalecerá ese gran vínculo afectivo que ya se generó en el vientre.

Contacto visual

Los bebés suelen establecer contacto visual con su madre desde el mismo momento que nace, aunque te reconocerá más por el olfato y el sonido de tu voz. Al principio el contacto visual será breve, ya que su nivel de alerta y concentración son bajos y estarán cansados. Entra dentro de lo normal que bizquee ya querrá verte la cara lo antes posible y pondrá mucho empeño en ello.

Dentro de la limitada percepción del bebé el intuir los rostros es su mayor necesidad, verán ojos brillantes, con el contraste que creará tu boca de color más oscuro y el cabello será el marco que acabará de estimular su visión periférica. Tu cara tiene todos los rasgos visuales que le encantan a tu bebé, sino los movimientos de sus diversas partes y detalles. Ellos mantendrán los ojos fijos en vosotras y recíprocamente le devolvéis la llamada incrementando el vínculo afectivo como hemos comentado antes.

Este importante sentido en todos nosotros, la vista, aunque tras el nacimiento este borroso, siempre está en sintonía con la necesidad de tener cerca a la persona más importante para él, la que lo alimenta y protege. De esta forma puede ver con algo de claridad objetos situados a no más de 30 centímetros de su campo de visión y especialmente los contrastes de blanco y negro, por este motivo cuando estamos embarazadas nuestras areolas se oscurecen.

Mejor en distancias cortas

Nacemos programados para prestar atención especialmente a las personas, porque es de estas de quienes aprenden realmente como interactuar en su nuevo mundo. Esta visión tiene un fin, y es centrarse en las personas más cercanas y personales y obviar el resto que por ahora no le aporta nada y sería abrumador procesar tal cantidad de información ya desde tan pequeñ@s y que no alcanzan a comprender. Por ahora hay suficiente luz y sonido a su alrededor para ir conociendo sobre todo a la mamá y poco a poco al resto de la familia.

Asimilación

Numerosos estudios de prestigiosos científicos son unánimes en el hecho de que los bebés no sólo pueden llegar a distinguir los rostros y además mostrar preferencias entre ellos, sino que además son capaces de reconocer y comprender el parecido que tienen las caras de los demás con la suya propia. Este singular hecho resulta bastante asombro, ya que ellos no han visto su aspecto. Además el estudio también muestra que nuestros hábitos de aprendizaje suelen venir dados tras observar a los demás y compararlos con nosotros mismos. Por eso en los bebés y niños la imitación suele ser una herramienta de aprendizaje muy importante.

Así cuando tu querido bebé te mira la cara tiende a ver la suya, es un proceso llamado “reflejo” y se considera un instrumento que tiene el bebé para elevar la consciencia que tiene de sí mismo sin verse en ningún otro sitio.

Estimulando la visión

Conforme el bebé crezca y su visión mejore, podrá ir utilizando un espejo de verdad donde pueda ver su reflejo que tanta gracia le hará. Los espejos serán sin cristal los venden de juguete o para colgar en la cuna o salón de juegos. De esta forma acabará comprobando que es su reflejo y es su imagen, así reconocerá su propia cara.

Esta suele ser una de las muchas formas que tenemos para que los bebés estimulen y mejoren su visión y conciencia de sí mismos. Es de vital importancia porque la visión en estas edades tan tempranas requiere de estímulos para enfocarse y mejorar. Ya que al estar dentro del vientre, es el único sentido que no ha recibido estímulos antes y está poco desarrollado.

Las experiencias ayudan a mejorar la visión de los bebés, perfeccionando su sistema cognitivo en capacidades como la percepción espacial, observación y coordinación del cuerpo. A más variedad y cantidad de estímulos mejor y más rápidos será su desarrollo visual, de esta forma los contrastes y borrones irán dejando paso a los colores y rostros definidos mejorando su agudeza visual.

De esta forma, tras dos meses de vida y percepción de estímulos, los bebés ya podrán ir diferenciando rostros, ya que captarán más rasgos que hasta ahora eran imposibles de diferenciar. Su concentración visual mejorará y podrá centrarse con más detenimiento en el interior de las cosas. Ya le llaman la atención sus manos, los movimientos, los labios y muchas veces se quedará mirando en busca de algún movimiento o gesto en la cara de los papás y mamás.

A partir de ahora es cuando empieza a fijarse en los juguetes y carruseles que hay colgando sobre la cuna. Les gusta observar con detenimiento los objetos que tiene grandes contrastes como el blanco, el negro, rayas, estampados. Así el bebé ya es capaz de discernir los colores y las formas con su cuerpo y ya se entretiene más con estos objetos y juguetes a los que antes casi pasaban desapercibidos.

El objetivo no es mirar por mirar, aunque lo hagan por no aburrirse, tiene el fin de estimular su visión lo máximo posible en busca de los detalles hasta ahora invisibles. Pero como todo reto en cuanto esté superado dejará de atraer su atención, cuando este momento llegue será hora de un cambio.

Así que cuando llegue este momento deberemos ofrecerles nuevos juguetes, nuevos estímulos que los mantengan entretenidos, también podemos hacer nosotros gestos graciosos con la cara para que les hagan gracia, pero el fin es seguir mejorando

Mejorando

Ya a los tres meses de edad la visión de nuestro querido bebé va a sufrir otra gran mejora, y es que ahora sus dos ojitos van a aprender a trabajar juntos para mejorar el enfoque y la coordinación. Hasta ahora su visión era poco nítida, en este punto ya añadimos más nitidez fusionando la imagen en una sola de aspecto tridimensional.

En este punto es donde empiezan a experimentar la percepción de la profundidad, movimiento y distancias, aquí ya pueden seguir objetos en movimiento, ver su velocidad e intuir trayectorias para incluso intentar anticiparse. Así cuando entremos a la habitación no seguirá con la mirada en cuando estemos dentro de su campo visual.

Coordinándose

La agudeza visual de los bebés va unida de la mano con su desarrollo y crecimiento. En la etapa que cubre a partir de los tres meses, los bebés ya tienen bastante control sobre sus brazos y manos como para ir dando golpes y palmados a objetos y juguetes que estén en su perímetro. Aquí ya percibe con casi total corrección todo el espectro de colores y brillos con lo cual mejora su puntería y agudeza visual.

Es en este punto cuando ya su visión empezará a ser la definitiva y que nos mostrará los rostros de las personas más queridas su mamá y papá, que tanto le quieren cuidan, protegen y alimentan.

Antes de acabar os recordamos que estamos acercándonos a la época de bautizos, comuniones y bodas, así que no dejes escapar tus detalles al mejor precio, sobre todo los detalles de boda, que luego tardarán más con las personalizaciones. También tenemos tus regalos de bebé, como cualquier canastilla bebe y tarta de pañales personalizables al 100% y para entregar en 24h, también en baby showers!

Si te ha gustado compártelo
  • 13
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    13
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *