La importancia del ácido fólico durante el embarazo

Si estás buscando información sobre el ácido fólico también es probable que estés embarazada, si es así, estás en el lugar correcto, ya que desde el blog de LaCestitadelBebe vamos a tratar el artículo a este importante nutriente tan importante en la gestación.

Alimentación sana y variada en el embarazo

Antes que nada vamos a avanzar que el ácido fólico es un pilar fundamental de cualquier dieta para que el cuerpo tenga un estado de salud óptimo, más adelante veremos con más profundidad de que se trata.

Durante el embarazo el aporte de nutrientes aumenta ya que estamos en una fase muy delicada donde se gesta otra vida, y por lo tanto las necesidades de nutrientes son mayores sobre todo de ácido fólico.

Así que si estás embarazada será importante conocer los alimentos ricos en este nutriente para aumentar su ingesta y mantener unos correctos niveles, ya que durante el embarazo suelen bajar los niveles de hierro y ácido fólico. La razón os la hemos explicado, el embarazo aumenta el requerimiento de estos nutrientes vitales ya que está gestando otra vida en su interior.

El tomar alimentos ricos en ácido fólico es importante en todas las épocas del año no sólo durante el embarazo. Pero es importante que conozcas que si hay déficit se puede complicar el embarazo e incluso tener repercusiones indeseadas en la formación del bebé.

Sin más dilación vamos a ver que es esencialmente este importante nutriente y donde podemos encontrarlo para completar nuestra dieta.

¿Qué es el ácido fólico?

El ácido fólico no es otra cosa que un tipo de vitamina B9 también conocido como folacina o ácido pteroilmonoglutámico. Está vitamina es hidrosoluble y necesaria para la maduración de las proteínas.

Son de vital importancia para el embarazo, ya que mantendrá saludable al bebé y a la madre. Pero es importante para todas las personas y para ello nada mejor que una dieta saludable, variada y la práctica de ejercicio moderado.

Sus beneficios son muchos ya que además de ayudar a la formación de nuevos tejidos y células ayuda a controlar la hipertensión. Por lo tanto si tenemos los niveles bajos de ácido fólico tendremos problemas, conocidos como anemia perniciosa y que afecta principalmente a la producción de glóbulos rojos que son los encargados de llevar el oxígeno por el cuerpo.

Su importancia durante la etapa de gestación

Cuando estamos embarazadas todas nuestras necesidades vitales aumentan y las del ácido fólico también y en gran medida. Se necesita crear una gran cantidad de tejidos con la generación y crecimiento del feto hasta que se convierte en un bebé sano y completamente formado.

Este importante nutriente como bien hemos dicho antes es una vitamina que es de vital importancia para el crecimiento y desarrollo del embrión y feto. Está presente en la mayoría de los tejidos, pero es muy importante porque su carencia puede acarrear problemas de desarrollo en el sistema nervioso y generar malformaciones como labio leporino y espina bífida entre otras. Estos problemas suelen aparecer ya en las primeras etapas del desarrollo del bebé, por esto es muy importante tener una dieta rica en ácido fólico.

El médico os recomendará unos análisis y también puede ser normal que os recete un suplemento de ácido fólico para que la dieta será completa y dentro de 9 meses tengáis entre vuestros brazos un bebé sano y fuerte.

Ácido fólico siempre durante el embarazo

A estas alturas ya no tenemos dudas que debemos controlar nuestra dieta lo mejor posible para obtener una gran cantidad ácido fólico durante el embarazo. Las cantidades adecuadas contribuyen a que el desarrollo del sistema nervioso y neuronal sea completo y así evitar problemas graves.

Si estamos buscando el bebé, ya antes de ponernos es recomendable empezar a tomar dosis suficientes de ácido fólico y los primeros días de embarazo. Si el embarazo nos pilla por sorpresa, lo mismo, desde el principio se debe tomar ácido fólico o alimentos que los contengan que luego veremos en el artículo.

Para que todo vaya bien los estudios y los expertos indican que durante los primeros días de embarazo se deben tomar al menos 400 microgramos por día con el fin de evitar problemas de desarrollo en el feto. Así estaremos seguras de que no tendrá defectos en el tubo neuronal como los siguientes:

  • Anencefalia, es una anomalía común del tubo neuronal  y son defectos congénitos que afecta al desarrollo del cerebro y cráneo.
  • Espina bífida, es una anomalía también común al no formarse correctamente la médula ósea y la columna.
  • Encefalocele, es una anomalía en forma de protrusión o bulto que sale en el cuello del bebé por la parte posterior y que contiene parte del encéfalo, al no cerrarse bien el cráneo en el embarazo.

Es importante matizar que todos estos problemas comienzan los primeros días del embarazo y puede darse durante el primer mes, por ello es de vital importancia una buena dieta rica en nutrientes y no fumar durante el embarazo.

Dieta rica en ácido fólico

Vamos a enumerar algunos de los alimentos ricos en ácido fólico que se pueden encontrar en cualquier supermercado. Y es que el ácido fólico por norma general se encuentra en legumbres, hortalizas y las verduras de hoja verde.

Legumbres ricas en ácido fólico

Las legumbres  en general son ricas en esta importante vitamina, los garbanzos, las judías pintas y sobre todo las lentejas son de los alimentos más ricos en ácido fólico, así que ya sabéis estas a la dieta.

Hortalizas

Además de las verduras y las legumbres las hortalizas tienen una gran cantidad de ácido fólico de forma natural, las más recomendables son el aguacate, la coliflor, coles de Bruselas, el brócoli y los espárragos verdes son todos ricos en vitaminas B9.

Verduras hoja verde

Otro alimento cargado de vitaminas y ácido fólico y es que cuanto más verde sean sus hojas mejor para nosotros, caben destacar las espinacas, lechugas romanas y acelgas.

Otros alimentos con mucho ácido fólico

Hay frutas como los cítricos que contienen mucho ácido fólico como la naranja, el limón, las fresas, la papaya y las frutas del bosque.

Sin embargo también por suerte existen más alimentos que contienen ácido fólico, como los frutos secos entre los que destacan las almendras, las avellanas, castañas y nueves.

Los cereales como la quínoa, la avena y el arroz, semillas de calabaza o sésamo y pipas girasol, sobre todo si son integrales son una buena fuente de ácido fólico.

Suplementos

Hay mucho suplementos actualmente con ácido fólico, si el médico nos lo recomienda podemos tomarlo, ya que necesitaremos llevar un control, ya que si los niveles son demasiados bajos no es bueno, pero tampoco si son demasiados altos, como todo lo mejor es el equilibrio. De todas, forma un exceso de ácido fólico no es tóxico ya que al tratarse de una vitamina hidrosoluble se suele eliminar por la orina y no se acumula en los tejidos.

Así que nuestra recomendación es que sigas una dieta variada con gran número de los alimentos mencionados arriba, sigas las indicaciones de tu médico, si se necesita un suplemento no pasa nada y mantenernos activas y realizar ejercicios de baja intensidad casi a diario o al menos tres veces por semana.

Esperando que vuestro embarazo vaya bien, disfrutar mucho con cuidado y nos leemos en la próxima ocasión!

Si te ha gustado compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *