Hábitos saludables de alimentación

Acabadas las navidades y con el Roscón de Reyes todavía a cuestas, la vuelta a la rutina normal es más dura de lo recordábamos. Así que desde el blog de lacestitadelbebe.es vamos a intentar que recuperéis esos hábitos de vida saludable para toda la familia que hemos dejado de lado estos días de fiesta.

Niños jugando con agua

Es muy habitual que durante las fiestas se peque de una dieta abundante, se come mucho más de lo que es necesario, azúcares y bebidas que se acaban acumulando en forma de grasa y colesterol. Todo esto nos indica que hemos abandona los hábitos de vida saludable, entre otros indicadores estarán los niveles de energía, y es que nos sentiremos fatigados, con gran cantidad de sustancias de desecho que no son fáciles de eliminar, pasándonos factura a nuestra vitalidad, sintiéndonos hinchados y con marca de cansancio que se muestran en la piel.

Así que es necesario volver a recuperar el equilibrio para eliminar todas esas toxinas y volver a recuperar la figura, por lo tanto tenemos que comer sano, de forma más ligera y estar más activos que durante estos días de fiestas.

Vamos a tener que seguir los pilares básicos de una vida saludable, sobre todo para los nin@s

1.- Alimentación variada y equilibrada

Con una alimentación equilibrada y variada conseguimos que los peques tomen todos los nutrientes que necesitan para su correcto desarrollo. Ellos suelen tener sus platos favoritos que estarían comiendo a todas las horas, su gusto es cambiante y a menudo lo que antes les gustaba puede ser que el día menos pensado ya no les atraiga tanto. Por normal general el pescado no suele ser el plato predilecto o que goce de más aceptación entre los pequeños.

Para conseguir el equilibrio en la dieta deberán tomar una proporción diaria de proteínas, hidratos de carbono y grasas. En estos tiempos la mayoría de comidas suelen estar llenas de proteínas  e hidratos de carbono innecesarios, vamos, repletos de calorías vacías como se suele decir. Así que hemos de tener en cuenta las siguientes pautas:

  • Menos proteínas. Debemos reducir el consumo de carne a dos o tres veces por semana y mantener la misma proporción con el pescado. Lo ideal es alternar los días, es decir, cuando se toma carne no tomar pescado y al revés.
  • Aumentar el consumo de fruta y verdura. Se recomienda al menos cinco raciones diarias entre fruta y verdura.
  • Tomar cereales. Es recomendable tomar algo de arroz, pasta o pan a lo largo del día, pero sin abusar para no pasarnos con los hidratos y con el hierro.
  • Reducir la comida rápida. Debemos limitar al máximo la bollería industrial y comidas rápidas a lo mínimo, ya que son calorías con pocos nutrientes básicos.
  • Ingerir alimentos depurativos, alcachofa, bubango, piña, espárragos, sopas y verduras, ayudan a depurar, eliminar líquidos al ser diuréticos.
  • Incrementar consumo de fibra. Presente en cereales integrales, legumbres, la piel de verduras y frutas, todos estos alimentos ayudan a eliminar toxinas y mejoran el tránsito intestinal.
  • Reducir la ingesta de sal. Se puede condimentar los alimentos con otras hierbas aromáticas como albaca, orégano, perejil o un poco de pimienta para sustituir una parte de la sal.
  • Tomar infusiones. Ayudan a eliminar la hinchazón y mejorar la digestión, la manzanilla, el diente de león, té verde, tomillo o cola de caballo suelen ser las idóneas además de favorecer la eliminación de las toxinas adquiridas estos días de fiestas.

2.- Seguir buenos hábitos alimenticios

  • Debemos establecer horarios fijos para las comidas. Debemos ir acostumbrando nuestros cuerpos a unos horarios fijos de comidas y la eliminación de los picoteos de alimentos poco sanos.
  • Las comidas deben estar planificadas. Siempre que tengamos tiempo podemos diseñar los menús diarios de la semana para que contengan todos los nutrientes anteriormente mencionados con todo lo que necesitamos. De esta forma cuando vayamos a comprar, con una planificación tendremos más claro los alimentos que necesitamos y de cuales podemos prescindir.
  • Debemos compartir las comidas. Son buenos hábitos con nuestros hijos y buenas costumbres durante las que conversar y ver cómo ha ido el día.
  • Correcciones en la cena. Al ser la última comida del día podemos mejorar la carencia de alimentos que hayamos tenido durante el día, con la ingesta de fruta, verduras y pescado que es una proteína más suave de digerir que la carne.
  • Diseñar y cocinar comidas originales. Debemos ir cambiando las recetas, forma de cocinar con más colorido y variedad, para evitar la monotonía y el aburrimiento, ya que los niñ@s se cansan rápido y dejan de comerlos.
  • No saltarse comidas. Lo recomendable es realizar al menos cinco comidas al día, de esta forma el cuerpo siempre tendrá nutrientes y evitaremos caer en picoteos innecesarios. Pero las comidas deberán ser más bien ligeras sin llegar a ser muy pesadas, la cual nos podría mermar el rendimiento y dejarnos aletargados por una digestión pesada de una comilona.

3.- Incrementar consumo de agua

El agua es uno de los alimentos fundamentales para cualquier ser, somos en nuestra mayoría agua, así que debemos tomar bastante agua, al menos dos litros diarios. Ya que es imprescindible para hidratar nuestros cuerpos, eliminar toxinas y mantenernos en buena forma física. Podemos tomar zumos pero siempre sin abusar, porque contienen azúcares que se convertirán en grasa y mermaran el rendimiento y estado de ánimo.

4.- Tener buenas costumbres en la mesa

Los pequeños saben muy bien lo que necesitan sus cuerpos para crecer, así que muchas veces debemos respetarlos si dicen que están llenos y no obligarles. Podría sentarles mal si han comido mucho.

Debemos comer en sitios tranquilos con espacio y sin prisas, debemos invertir al menos 20 minutos a las comidas para descansar y sentir su efecto reparador.

Es aconsejable no consumir mucha TV, ya que resta eficiencia en la comidas y no nos permite conversar como deberíamos. Además la TV crea adicción y puede hacer que su tiempo viendo la TV se dispare a más de dos horas, perjudicando además su tiempo de estudio y de hacer deporte.

5.- Hacer deporte de forma moderada

Otros de los pilares de una vida sana, es una vida activa. El juego y el deporte son indispensables para el buen funcionamiento del organismo, aprendizaje y correcto desarrollo, mejorando su porcentaje de índice de masa corporal. No debemos convertirlo en una competición ni una obligación, siempre estimulándolos de una forma divertida y participando y disfrutando con ellos de forma alegre, divertida y positiva, mejor en familia y amigos.

Hasta aquí los consejos de hoy para volver a la rutina y vida saludable, apostando siempre por una alimentación sana y equilibrada complementada por la realización de ejercicio de forma divertida y al aire libre.

Antes de iros para este mes de Enero os dejamos nuevas ofertas para aligerar la cuesta y así vuestros regalos bebé estén al mejor precio y con entregas ultrarrápidas como siempre. Así que no olvides de personalizar tu canastilla bebe y tu tarta de pañales a tu gusto y presupuesto para enviarlos al lugar de Europa que quieras o como regalo de baby shower. Además con un 5% de descuento sólo por registrarte lo recibirás en tu mail, válido para toda la web incluyendo los detalles de boda, bautizo y comunión! Feliz vuelta al cole para todos!

Si te ha gustado compártelo
  • 13
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    13
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *