El tacto en los bebés

En esta ocasión vamos a dedicar otro artículo a otro importante sentido para los bebés, y es que todos son importantes, pero cada uno tiene unas cualidades que debemos conocer para estimular correctamente su aprendizaje. Desde el blog de lacestitadelbebe.es siempre intentamos ofreceros la máxima información para estimular a vuestros pequeños lo máximo posible para mejorar en su aprendizaje y crecimiento.

Bebé durmiendo

Así que sin más dilación vamos con tacto al tacto. Como sabemos todos en los momentos tras el parto, debemos tener a los pequeños en contacto nuestro, es decir, piel con piel. Los bebés están más seguros y a gusto en los brazos de sus mamás, respirando más tranquilos y sintiendo los latidos del corazón de su progenitora cerca. Esta sin ninguna duda será una de las primeras experiencias de aprendizaje a las que estarán sometidos, el contacto de forma afectiva con la mamá.

Será una experiencia beneficiosa para ambos, bebé y mamás, ya que la progenitora también sufrirá el efecto tranquilizador de este afectivo contacto, acariciarlo y estar contacto con tu bebé y compartir esos buenos momentos.

Tras el nacimiento, los bebés ya tienen completamente desarrollado el sentido del tacto. Otro sentido que es muy importante para conocer el mundo y poder interactuar con él, pero todavía no han tenido tiempo de llevar a cabo muchas experiencias. De hecho, antes de poder ver bien, los bebés interactúan de forma fundamental con el tacto. Ya que en el momento de nacer ellos pierden el contacto con su medio líquido en el que hallaba sumergido y es la primera vez que sufre esa sensación de estar desnudo al estar en contacto con el aire de fuera.

De esta forma es primordial que tras el nacimiento se lave y se seque correctamente su piel húmeda, por normal general se realiza envolviéndolo con un suave arrullo que está preparado y calentado para que se encuentre a una temperatura templada con un tejido de algodón. De este modo deberemos ponerlo inmediatamente en los brazos de mamá, favoreciendo el contacto con la piel de la madre, unido a su olor y voz que reconoce de inmediato. Este contacto es muy beneficioso para el bebé y le ayuda a estar más tranquilo, comer y dormir su primer sueño fuera del vientre.

Tenemos que recordar que este proceso del contacto favorecerá que el bebé esté más alerta, es decir más despierto. De esta forma los bebés que están más en este estado aprenden más rápido, ampliándose mientras esta cerca de sus papás y mamás y viendo la admiración profesada por todas esas personas que lo quieren.

La preparación emocional

Los efectos del tacto son más profundos de lo que sólo significa tocar la piel del bebé, le beneficia mucho mentalmente. Fomentando de esta forma sus seguridad y bienestar emocional.

Como hemos comentado estar en brazos de su mamá al bebé le confiere mucha seguridad, se siente bien, reviviendo esa grata experiencia que sentía cuando estaba en el útero. De esta forma para obtener protección, calor y alimento y de esta forma subsistir, depende de su mamá y papá. Así siempre buscará atraer la atención mediante el llanto, que es su única manera de quejarse o demandar comida. Por esta regla cuando está en brazos se relaja, acepta caricias, alivia tensión come y no llora, está aprendiendo de estas nuevas experiencias y emociones.

Mediante el tacto recibimos gran cantidad de información y es de vital importancia para el bebé, ya que como su vista no es muy buena se ayuda para localizar objetos y personas. La sensibilidad al dolor le permite saber lo que hace daño y así aprende a evitarlo. Lo mismo con el calor, mediante la sensibilidad sabe si hace frío o calor o si un objeto está fresco o demasiado caliente y por lo tanto aprende de esta experiencia. Poco a poco con estas sensaciones y el aprendizaje de los movimientos irá aprendiendo a abrir y cerrar manos, patalear o ir girándose.

Las sensaciones

El lenguaje corporal es muy importante en nuestra relación con el mundo, de esta forma el bebé nos mostrará si tiene frío o calor. Por ejemplo un bebé que esté convenientemente abrigado dormirá más, alargando sus brazos y piernas para sepáralos del cuerpo y así disipar parte del calor corporal. Por el contrario si siente frío, es normal que tienda a despertarse más fácilmente y moverse más para generar calor. Siempre hay que evitar un exceso de abrigo ya que puede favorecer la muerte súbita del lactante o generar excesiva sensación de sed, que puede llevarle a una híper alimentación. La consecuencia será que  aparezcan erupciones en la piel debido a una sudoración mayor.

Recientemente nuevos estudios indican que los bebés pueden distinguir entre lo caliente y lo frío y tener preferencias. Se realizó un experimento que consistía en colocar un vaso caliente y un vaso frío en la mejilla del bebé. La respuesta fue rápida e instintiva, con el caliente se giró con la boca abierta buscando alimento, mientras que con el frío no le agrado y retiró la cara de su contacto. De esta forma a los pocos días de vida los bebés van desarrollando y mejorando su sensibilidad térmica en las manos.

Algo no va bien

Muchas veces por distintos motivos el bebé experimentará dolor, con el tiempo irá memorizando cada sensación e ir vinculándola con lo que necesita. Pero por ahora su forma de mostrar su malestar será mediante el llanto, llorara más fuerte con tu tono más grave que el que utiliza normalmente para pedir comida. En este sentido no nos quedará otra que tomarlo y darle contacto y afecto y si sabemos que son por cólicos siempre podemos darle un baño calentito o bien un suave masaje en círculos en su tripita.

Sus manos

El bebé ya formado en el vientre de su madre no para de moverse y está constantemente tocándose con las manos el resto de partes de su cuerpo, la cara, cuerpo y piernas. Su curiosidad le lleva también a tocar todo lo que hay a su alrededor dentro del útero y por supuesto el cordón umbilical. Tras el nacimiento sigue alargando los brazos para tocar las cosas de su alrededor, pero sigue dando palos de ciego. Así que cuando agarra algo es por el reflejo, como cuando os coge el dedo con su manita.

Conforme crece y tras las diez primeras semanas ya será capaz de distinguir todo lo que pase por sus manos. Y es a partir de los tres meses cuando comienzan a desarrollar su capacidad prensil de verdad con sus manitas. Los bebés tenderán a chupar todo, de esta forma van descubriendo nuevas cosas y además se calman chupándose las manos o los dedos, sobre todo cuando empiezan con la dentición y por tanto con excesiva salivación.

Estar en contacto

En el caso de tu bebé haya sido prematuro, el tacto para ellos es un estímulo genial que les ayuda para aumentar de peso más rápidamente. Fomentando que coman más y mejor y además se reduzca su estrés.

También les irá genial darles suaves masajes no tiene por qué ser tras el baño. Les reduce el estrés calmándolos, favorecen la salud emocional y además mejora la relación entre la mamá y el bebé fomentando el apego.

Tacto con tacto

Y es que a medida que el bebé va creciendo, va aprendiendo a ir canalizando y regulando sus sensaciones y a elegir lo que mejor se adapta a sus necesidades. Las caricias y el contacto suave son muy favorables, ahora el será quién lo busque moviendo brazos y piernas mediante excitación o el llanto. Así el contacto les sumirá en un estado de bienestar que mostrarán mediante gorgoritos e incluso mediante sonrisas.

Mediante el tacto, ya conocerá formas, texturas, dureza, temperatura eligiendo siempre lo que ellos prefieren y haciéndolo saber, para futuras ocasiones.

Antes de iros sólo recordaros que seguimos ampliando nuestras canastillas bebe y tartas de pañales, para que puedas elegir tu regalo bebe a tu gusto y presupuesto. Además puedes crear tu canastilla bebe o tarta de pañales a medida con lo que realmente buscas si no te convencen los diseños. Nuestros detalles de boda, bautizo y comunión también han sido actualizados de cara al pronto comienzo de la temporada! Sed felices y disfrutar de vuestros peques!

Si te ha gustado compártelo
  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    7
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *