El lactante y los cólicos

En esta ocasión vamos a tratar otro tema muy importante e interesante para nuestros pequeños y son los cólicos, esas molestias que traerán por la calle de la amargura a nuestros peques y también a nosotros. Y es que desde el blog de lacestitadelbebe.es siempre nos preocupamos por el bienestar de papás, mamás y sobretodo pequeños, así que vamos allá con el artículo.

Normalmente entendemos por cólico un dolor en el abdomen que puede variar en la intensidad de dolor y con muchas causas, algunas desconocidas. Aplicando la anterior definición al bebé, el cólico del lactante es este trastorno que se da en los primeros meses de vida, normalmente los 3 primeros meses y debido al exceso de gas intestinal.

Estos episodios de dolor y molestia para los pequeños se manifiestan en forma de llantos intensos, que pueden durar varios minutos incluso horas. Por normal general se pueden dar varias veces al día e incluso a la semana.

Estas molestias aparecen en niños sanos y saludables que están tranquilos, pero que después de la tomas suelen empezar a llorar de forma aguda y de forma inexplicable. Aunque también pueden suceder a cualquier hora del día sin tener relación con las tomas.

Estos indeseados episodios suele aparecer durante la primera semana de vida y frecuentemente se extienden al menos los tres primeros meses de vida. Así que paciencia. La irritabilidad se mostrará con lloros fuertes acompañados  de movimientos de piernas y flexiones, aspavientos con los brazos, cerrar fuertemente las manos, muecas y enrojecimiento facial y también por emisión de gases.

Si somos papás y mamás primerizos será complicado conocer la causa por la que lloran los bebés, ya que estos lloran por infinitas causas como puede ser el frío, la soledad, miedo, hambre, gases, dolor, etc. Como hemos comentado se darán muchas veces tras la toma aunque no tiene por qué ser siempre todo así. Estos episodios de molestias son más frecuentes por la tarde y la noche sin ningún desencadenante aparente. De todas formas no hay porque preocuparse o alamares son situaciones completamente normales, pero que generan gran estrés entres los papás y mamás.

¿Cómo saber si estamos frente a un cólico?

Cómo hemos comentado estos episodios se dan de forma repentina, más normal después de las tomas y por la tarde y noche. Son crisis fuertes para el pequeño que aunque sean benignas, se manifiestan con un llanto muy intenso y también se muestra en forma de tensión y movimientos en extremidades y abdomen de los pequeños. Se pueden manifestar también en exceso de gases, poca ganancia de peso para su edad e incluso sangre en las heces si se da de forma muy agresiva.

¿Posibles causas del cólico?

Como hemos comentado son de causa desconocida. Vamos a ver algunos de los factores que pueden afectar, si los episodios son muy frecuentes lo mejor es llevar al pediatra para que lo diagnostique.

La mayor parte de las veces son causas digestivas que se dan en los pequeños por diferentes causas o motivos:

  • Pueden tener algún tipo de alergia o intolerancia a las proteínas de la leche ingeridas, sobre todo si toma leche de iniciación cuyas proteínas son de origen vacuno.
  • También puede influir la dieta de la mamá, si toma muchos productos lácteos.
  • Otro factor puede ser por una mala posición a la hora de tetar. Los motivos pueden ser una mala posición, no aplique bien la boca sobre lo areola o por el tamaño del pezón, pero todo esto implica que una excesiva toma de aire en las tomas varias veces al día.
  • Por último también puede afectar estar un excesivo tiempo en posición horizontal en la cuna.

¿Qué se puede hacer para paliar estas situaciones?

  • Revisar que los pequeños no se queden con hambre o bien excesivamente llenos para adaptar las tomas.
  • Ponerlo en una postura correcta y cómoda a la hora de tetar, que esté recostado pero con la nariz libre para una correcta respiración y la boca bien sellada contra la areola.
  • Tener en cuenta que los biberones tengan las válvulas y diseños para su edad.
  • Cógelo en brazos eso siempre ayuda a tranquilizarse.
  • Dar un baño siempre ayuda a relajarse y les distrae olvidándose un rato de las molestias, si persisten se les puede dar un suave masaje en el vientre para favorecer el tránsito y jugar a flexionar las piernas del bebé contra su pechito, estas acciones favorecen la eliminación de gases.
  • Últimamente hay estudios que abogan por la utilización de prebióticos, disminuyendo de esta forma las horas de llanto y duración del cólico.
  • Por último comprobar las alergias, estas pueden estar provocadas por alimentos ingeridos por la mamá como leche de vaca, cacahuetes, proteínas de huevo y gluten. Aunque esto último suele ser lo menos frecuente, tendrá que diagnosticar el pediatra este problema, si pasan a través de la leche materna.

Aquí os dejamos otros artículos para paliar los cólicos:

https://www.lacestitadelbebe.es/blog/consejos-lactancia-materna/

https://www.lacestitadelbebe.es/blog/los-masajes-en-los-bebes/

Sea como fuere los cólicos son un problema para pequeños y papás y mamás, así que con paciencia y sin perder los nervios, se pueden poner las medidas adecuadas para paliar el problema. Y sobre todo paciencia que siempre suelen ser problemas temporales que se dan los tres primeros meses de vida de los pequeños.

Antes de iros como siempre os recordamos que trabajamos para obtener las mejores marcas al mejor precio en regalos para bebés BIO. Además este mes os recomamos que tenemos más ofertas en canastillas bebés y en tu tarta de pañales con nuevos descuentos por el black Friday que tendremos varios días no sólo ese día en concreto. Mientras tanto sed felices!

Si te ha gustado compártelo
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *