El aceite de coco y sus beneficios en el embarazo

Hoy venimos a hablar de otro ingrediente de moda que poco a poco ha ido llegando a las casas y mesas de nuestro país, y no es otro que el aceite de coco. Desde el blog de La Cestita del Bebé vamos a ver sus beneficios durante el embarazo.

El aceite de coco se ha convertido en los últimos años en un básico culinario y de belleza. Pero si hay un momento en el que las mujeres podemos usar más este maravilloso producto es sin duda el embarazo, ya que tiene tantas ventajas maravillosas para nosotras. Hace unos años, cuando estaba embarazada, no sabía qué beneficios podía aportar este aceite. Llevo un tiempo utilizándolo en mi rutina diaria de belleza, pero ya sé que no puedo vivir sin él. Mientras investigaba otras propiedades y usos del aceite de coco, descubrí que durante el embarazo podemos obtener más, y no puedo evitar compartir las cosas generales.

Si tú también quieres saber más sobre sus contraindicaciones, propiedades nutricionales, beneficios  sigue leyendo y toma nota de todos los detalles, porque una vez que lo pruebes, no podrás pasar sin él.

¿Qué es el aceite de coco?

El aceite de coco no es un aceite en sí mismo. Aunque es de origen vegetal, en realidad es mantequilla, porque tiene una consistencia más espesa, aunque se vuelve bastante líquida al menor efecto del calor.
Es una grasa rica en ácido saturado que se extrae exprimiendo la pulpa del coco y separándola del agua y sus residuos sólidos. Al tener un alto contenido en ácidos grasos saturados, es un aceite más duradero, no se estropea y se mantiene intacto durante mucho tiempo.

Utilidades del aceite de coco

El aceite de coco virgen es uno de los mejores aceites hidratantes naturales que podemos encontrar. Por ello, ha sido muy utilizado en cosmética para mejorar la hidratación, por ejemplo en lociones, productos faciales y mascarillas capilares. Sin embargo, en los últimos años se ha observado que el aceite de coco virgen también tiene muy buenas propiedades nutricionales. Comer este tipo de grasa con moderación, como parte de una dieta balanceada, es excelente para la salud humana y puede usarse en muchas preparaciones culinarias para realzar el delicioso sabor y la textura.

Propiedades del aceite de coco que podemos aprovechar en el embarazo

Las propiedades saludables del aceite de coco son muchas. Sobre todo, si lo tomamos durante el embarazo, y además utilizamos este aceite para cuidar la salud de nuestro organismo, podemos obtener muchos beneficios. Vamos a verlos uno por uno:


Prevención y tratamiento de las estrías

El aceite de coco se usa más comúnmente para tratar las estrías durante el embarazo. La aplicación de aceite puro directamente sobre la piel ayuda a prevenir la aparición de estrías, así como a tratar las estrías existentes. Al ser un aceite altamente nutritivo e hidratante, la piel se vuelve más elástica, y por tanto menos afectada al estar en cinta. La mayoría de las mujeres que usaron aceite de coco durante el embarazo en el abdomen, senos, caderas y glúteos dicen que les es muy bueno para evitar el efecto de las estrías.

Produce hidratación natural

Al igual que lo aplicamos en las áreas propensas al acné, usarlo en el resto del cuerpo también nos ayuda a mantenernos hidratados en general. Simplemente podemos darnos un relajante baño con agua templada y añadir unas gotas de esta para diluirla. Si repetimos este proceso varias veces a la semana, notaremos que la piel queda más hidratada y nutrida.

Perfecto anti-ojeras

Debido a los problemas de sueño que experimentan muchas mujeres durante el embarazo e incluso después del nacimiento del bebé, las ojeras aparecen más notorias. Para el tratamiento de arrugas y bolsas debajo de los ojos, el aceite de coco también es excelente. Puedes aplicar el aceite puro directamente sobre tus ojeras, asegurándote de que el aceite no entre en contacto directo con tus ojos, o mezclar unas gotas con tu contorno de ojos habitual para aplicar después.

Labios perfectos

La mayoría de las mujeres durante el embarazo experimentan sequedad en los labios, por lo que pueden notar que se agrietan más e incluso sangran si no se tratan adecuadamente. Para ello, el aceite de coco natural es una muy buena opción. Basta con poner un poco de aceite comestible orgánico, ya que entra en contacto directo con nuestra boca. El efecto lo verás aplicándolo a diario, tus labios lucirán como nuevos y podrás arreglarlos en poco tiempo.

Ayuda a suavizar la digestión

El aceite de coco comestible es un buen ingrediente que mejora la digestión. Puedes cocinar alimentos salados, incluso postres o pasteles, ya que no aportan sabor sino una crema que enriquece la comida.
Siempre se debe controlar su consumo durante el embarazo y la lactancia, ya que contiene una gran cantidad de ácidos grasos saturados. Pero al igual que el aguacate, se puede comer con poca frecuencia, lo que hace que los platos sean más fáciles de digerir y combate las náuseas y el estreñimiento.

Cuidado dental

El consumo de aceite de coco como enjuague bucal ayuda a evitar las frecuentes caries e infecciones fúngicas en la boca durante el embarazo. Simplemente haga gárgaras con un poco de aceite, luego escúpalo, no es necesario que lo trague.

Nutrición del cabello

El aceite de coco es ampliamente utilizado en productos faciales y para el cabello. Pero si lo usamos directamente como producto natural, su efecto es mucho mayor. Es ideal para usar durante el embarazo, pero especialmente después del parto, cuando el cabello comienza a verse opaco y pierde volumen. Utilizándolo en las puntas del cabello, y dejándolo actuar unos minutos antes de cada lavado, notarás cambios muy significativos.

Mascarilla para el cuidado cara

Del mismo modo, puedes hacer tu propia mascarilla facial agregando un poco de aceite de coco. Es ideal para combatir la piel seca del rostro, pero también para tratar los eccemas, comunes en las mujeres durante el embarazo.

Protección del pezón

De manera similar a como se usa en nuestros labios, el aceite de coco se puede usar en los pezones agrietados durante la lactancia. El aceite puro aplicado en el pezón tiene un efecto protector sobre la piel si ya está dañada, ayudándola a curarse más rápido. Es muy útil, sobre todo durante las primeras semanas de lactancia, pero también cuando al bebé le están saliendo los dientes y suele rascarse la delicada piel del pezón mientras come.

Suplemento alimentario
Como suplemento dietético como parte de una dieta equilibrada, el aceite de coco se puede tomar durante el embarazo, especialmente durante la lactancia. Ayuda a aumentar la producción de leche, enriquece las grasas saludables del bebé y reduce el colesterol.

¿Dónde comprar aceite de coco barato?

Si quieres aprovechar todos los beneficios que te ofrece este producto ideal para la nutrición y la salud durante el embarazo y la lactancia, no dudes en adquirir un producto ecológico y de gran calidad. Se pueden adquirir en herboristerías y tiendas online. 
Hay diferentes tipos y cada tipo de ingrediente es diferente, por lo que puede ajustarlo según su uso deseado. Como sabes, el aceite de coco se puede usar en la piel durante el embarazo, pero también se puede tomar como parte de una dieta. ¡Así que aprovecha todos sus beneficios! Esperamos que os sea de utilidad y más si vais a la piscina, para piel y cabello la playa es lo mejor! Disfrutar con precaución y nos leemos en la próxima!

Si te ha gustado compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.