Cuidados del bebé con el frío

El otoño ya ha llegado para quedarse en esta atípica normalidad cargada de virus. Así que el frío y los días más cortos poco a poco van haciendo acto de presencia. Desde el blog de La Cestita del Bebé vamos a ofreceros unos consejos para mantener sanos a vuestros peques con llegada del temido frío.

Bebés disfrutando del calorcito dentro de casa

La mayoría de las afecciones de esta época viene dada por los cambios de temperatura, diferencias térmicas, ambientes cargados y secos, exceso de abrigo y sudoración se suman al COVID, así que es importante tener preparado al bebé frente la entrada del ambiente frío para evitar posibles disgustos.

Somos conocedores que las estaciones frías como el otoño y el invierno traen cambios, lluvias y frío y que suelen presentar complicaciones para los cuidados del bebé. Es de vital importancia ir preparándonos y adecuando ropa y hábitos para evitar afecciones y molestias con la llegada del frío, que nos afecta a todos y especialmente a los recién nacidos.

Un inquietante estudio muestra que durante los meses especialmente fríos se produce un aumento de número de muertes producidas por muerte súbita o síndrome de muerte súbita del lactante, entre los recién nacidos de esta época. Esta dramática situación viene provocada por un exceso de abrigo en el bebé y calefacciones excesivamente altas. Los cambios de temperatura excesivamente rápidos y bruscos sobre todo por salidas a sitios que estén muy fríos.

Si vamos paseando por la calle con nuestros bebés es importante saber y prestar atención a las diferentes señales que indican que tiene frío. Estas pueden ser la coloración de las mejillas, las mucosas de la nariz y los labios (si están rosadas, todo está en orden, pero si están azules o violáceas, puede que no solo tenga frío o incluso dificultad para respirar).

También es importante otro punto que hemos tratado en profundidad en este blog y es como afecta el frío a la piel del bebé. Los cuidados para la dermatitis los tratamos en este artículo, una de las medidas principales pasa por una correcta alimentación que le ayude a estar fuerte y combatir los indeseables virus.

Nuestras principales recomendaciones para tener al bebé preparado son estas:

  • Evitar las exposiciones a cambios bruscos de temperatura evitando las primeras horas y finales del día que es cuando se producen más contraste térmico.
  • Debemos abrigar a los bebés de una manera adecuada al frío que haga, evitando los excesos  de ropa y exposiciones a temperaturas altas que impliquen una excesiva sudoración. Ya que como hemos comentado antes, estudios y expertos coinciden en que son una de las principales causas en provocar la muerte súbita por asfixia.
  • Como estamos comentado la temperatura idónea es muy importante podemos controlarla siempre en el cuello o nuca, mirando que no sude excesivamente y mirar el color de la piel. Las manos y pies en los pequeños no son del todo fiable porque si las tienen excesivamente frías.
  • Un ambiente demasiado seco tampoco puede ser demasiado favorecedor impidiendo eliminar tóxicas y creando irritación de garganta y tos. Lo aconsejable y recomendable es tener la temperatura en casa entre 20 y 22º con un 55% de humedad a ser posible.
  • En la época más fría del año suele hacer acto de presencia la mucosidad, siendo mucho más abundante y elevada que en el resto del año. Es de vital importancia limpiar bien los caños de la nariz con suero y un aspirador. Una experiencia no grata para los pequeños, pero que evitará que se traguen estas secreciones y mejorará su respiración.
  • Los bebés tienen la piel muy fina y mucho más delicada que los adultos, por eso debemos protegerla para evitar sudoración excesiva y poca ventilación que les ocasione sarpullidos. También pueden aparecer roces por la ropa de abrigo y dermatitis por el frío. La recomendación pasa contra la dermatitis pasa por usar cremas hidratantes de origen vegetal con pocos agentes químicos para evitar reacciones alérgicas y es conveniente el uso de ropa hecho con algodón orgánico.
  • No se debe medicar a los bebés sin consultar a un especialista o al pediatra, debemos alimentarlo correctamente para fortalecerlo. De esta, forma su sistema inmune estará más preparado para hacer frente a los virus que están en el ambiente con el frío.

Esperamos que con estos sencillos consejos de sentido común vuestros bebés permanezcan fuertes. Desde la tienda de La Cestita del Bebé siempre nos esforzamos en utilizar materiales de primera calidad en nuestras Canastillas y tartas como la ropa de algodón orgánico y marcas de higiene BIO como Weleda y mustela. Que son sinónimos de acierto seguro y confianza. Esperamos que vaya todo bien y cuidaros mucho en este incierto otoño!

Si te ha gustado compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *