Consejos para viajar en familia

Tras el año que ha pasado es normal que muchas familias y sobre todo niñ@s quieren salir y hacer una escapada con la llegada de estas esperadas vacaciones. Y es que el verano es la mejor épica para hacer una escapa a la playa y la montaña, cambiar de aires, recargar pilas y escapar un tiempo de nuestro entorno y la rutina habitual.

Está claro que todas buenas vacaciones tienen un fin claro, relajarse, desconectar y pasarlo lo más genial posible. Para ello tenemos que planificar las vacaciones unas semanas o días antes, pensando en todos los detalles, mentalizándonos para que vayamos relajados y disfrutar de esos días con los pequeños o bebés.

Os vamos a dejar unos tips o recomendaciones desde el blog de LaCestitadelBebe para que podáis disfrutar de ese periodo vacacional y disfrutar del entorno elegido y poder descansar en familia.

Estudiar y escoger un lugar idóneo

Tenemos que tener claro a donde ir si buscamos más sol y baño como la playa y piscina o por el contrario más naturaleza y aventura como la montaña. Independientemente del destino elegido tenemos que pensar donde hospedarnos o alojarnos para pasar estos días y los viajes y salidas que pretendemos hacer siempre pensando en los niñ@s.

Así si vamos con pequeños será idóneo escoger un hotel que tenga temáticas y actividades de entretenimiento que tanto gustan a los pequeños y les permiten relacionarse con otros. En un apartamento tendremos que ser nosotros los que nos ocupes del ocio de los peques y si por el contrario elegimos un crucero también tendremos servicios para el entretenimiento de los niños.

Con esto en mente ya podemos empezar a pensar en ¿montaña o playa? Para los amantes de la playa siempre les tirará, pero en caso de tener un bebé muy pequeño pueden elegir por un año la montaña, aunque pueden estar perfectamente también en este entorno. Debéis pensar en todas las posibilidades de los que vayan de vacaciones y sus opciones para disfrutar y por supuesto si vais con un bebé su bienestar es lo principal.

Tienes que asegurarte de que los diversos componentes de la escapa podrán disfrutar de sus actividades y hobbies. Diversos juegos para los pequeños, deporte, tomar el sol, baños o spa dependiendo de los gustos o apetencias de cada uno.

Cuando cada componente de la unidad familiar se lo pasa bien haciendo cosas que le gustan hacer, implica que el papá, la mamá y los niños se relajarán y divertirán dejando un tiempo para eliminar el estrés de la rutina.

Divirtiéndose en familia

El objetivo principal de las vacaciones es pasarlo lo mejor que se pueda y disfrutar del destino elegido. Por lo tanto, tenemos que ir concienciados de disfrutar juntos, ya sea practicar deportes, jugar con las raquetas o la pelota, excursiones por la montaña o disfrutar de una buena comida. Este tiempo que pasemos juntos favorecerá los vínculos familiares y mejorará las relaciones entre los distintos miembros de la familia.

Este tiempo que disponemos para “ir a nuestro aire” es un lujo que debemos disfrutar y aprovechar para estar, disfrutar y enseñar a nuestros hijos. Decimos que es un lujo porque normalmente no podemos disponer de tanto tiempo libre para estar en familia y disfrutar de un buen cambio de aires.

Nuevas amistades

Si disfrutarnos de unas merecidas vacaciones en hoteles, hostales, campings, cruceros, etc. seguro que tenemos cerca a otros niños de edades similares a los nuestros. Seguro que pueden pasarlo genial jugando juntos y compartiendo buenos momentos.

Si tenemos peques, los sitios muy solitarios no son la mejor opción, como un pueblo perdido o lugares recónditos en las montañas. Lo mejor para ellos es disfrutar de un entorno familia como la playa donde será fácil encontrarse con otros pequeños para pasarlo bien, pero tenemos que tener siempre presentes las medidas de seguridad vigentes para reducir los temidos contagios.

Vigilancia y cuidados

Cuando vayamos de vacaciones, tenemos que tener presente que vamos a un entorno con el que no estamos tan familiarizados como la vivienda habitual. Por lo tanto, no es para estar estresados pero si se debe cuidar la salud y tener una vigilancia constante de los pequeños. Normalmente cuando vamos a un sitio, ya sea hotel, apartamento, camping, etc. ya tenemos en cuenta y conocemos algo sobre la seguridad que hay, servicios y si hay piscina. Lo mejor es cuando lleguemos a nuestra morada de vacaciones es ir con cuidado y familiarizarnos con el entorno y ver altura vayas, si la piscina es grande, cubre mucho o tiene escaleras y no perderlos de vista en ningún momento.

Lo mismo si vamos a la playa o la montaña, debemos elegir sitios que sean seguros, los pequeños tengan identificaciones y siempre estar atentos por su bienestar y nuestra tranquilidad.

Relax en familia

Lo importante es relajarnos, si tenemos niños pequeños o bebés lo ideal es irse a sitios cercanos, evitando viajes muy largos o planes de recorrer muchos lugares o ciudades en poco tiempo. Lo mejor es ir a un sitio todas las vacaciones y evitar el mayor número de trasiegos y kilómetros que al final nos robarán tiempo de vacaciones y nos impondrán más estrés.

Ya que si nos pasamos todas las vacaciones viajando de un lugar a otro volveremos muy cansados, sin disfrutar de nada en concreto y os niños tendrán la sensación de no haber disfrutado ni descansado de esos días. Aquí os dejamos algunos consejos de como viajar con niños y bebés.

La dieta

Si vamos con un bebé debemos llevar preparado toda su comida y utensilios para que disponga de todo lo necesario. En cualquier sitio ya tienen micro ondas para calentar comidas y potitos y neveras para tener cualquier alimento que se necesite para su dieta.

Para salir de vacaciones con niños pequeños y bebés lo mejor es ir hoteles de estilo apartamento, ya que disponen de cocina, nevera y todo lo necesario para preparar la comida de todo tipo.

Olvidando el reloj

Cómo dice el título debemos olvidarnos del reloj, olvidando horarios y la estricta rutina. Así todos disfrutaremos y seremos más libres y los peques no se agobiarán. Si se come más tarde, se levantan a otra hora o se acuestan más tarde no pasa nada, estamos de vacaciones y ya tendremos tiempo durante el verano para volver a la rutina.

La flexibilidad

Bien es cierto que no andamos bien de flexibilidad física, pero en este caso, nos referimos a ser más flexibles para los horarios, las comidas y algunos caprichos o compras. Así siendo menos estrictos haremos que las vacaciones sean súper placenteras para todos dándonos algunos gustos o caprichos de los que no nos es posible disfrutar el resto del año.

Porque si estamos todas las vacaciones con medidas estrictas y a raya como el resto del año sin cambiar de planes, los peques se agobiarán y sentirán que les hemos dado la paliza todo el periodo de descanso.

Positivismo a tope

Debemos contagiarnos de optimismo y energía positiva, sólo así dejaremos atrás el estrés, agobios, enfados y demás energía que no nos permitirá disfrutar de las vacaciones. Recuerda estamos de vacaciones, si pasa cualquier cosa con filosofía, todo tiene solución y sobretodo disfrutar y pasar buenos momentos en compañía de la familia.

Esperando que con estos consejos los paséis genial y recarguéis las pilas que falta nos hace a todos, os recordamos que si necesitáis de un obsequio especial de nacimiento seguimos trabajando en nuestra web para ofrecer todos los productos que son tendencia en canastillas para regalar al bebé y tartas de pañales sorprendentes para baby showers. Hasta pronto, disfrutar y nos leemos en la próxima ocasión!

Si te ha gustado compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *