Consejos para que coman los bebés

Si tenéis bebés o niños pequeños probablemente estéis en esa edad que no quieren comer o tomar determinados alimentos. Así que desde el blog de La Cestita del Bebé os vamos a ofrecer unas sencillas pautas que pueden ayudaros con estas importantes tareas.

Bebé disfrutando de la comida

Básicamente como tratamos en este artículo consejos para la alimentación complementaria en bebés, a partir de los 6 meses se puede ir introduciendo alimentos complementarios. Aquí es cuando empezamos a ponerle su primeros trocitos de comida y ver si se los come y sus reacciones. Se empieza con mucha ilusión y cuidado para ver cómo experimenta con su primera comida más sólida pero ellos sólo se dedican a tirarlos por el suelo y espurrearlos. El problema viene cuando esta situación se repite continuamente y no hay forma de que prueba bocado y es cuando llegan los dolores de cabeza.

Nos vienen muchas dudas a la cabeza sobre su correcta nutrición, pero nada más lejos de la realidad, vamos a ver cómo podemos ir avanzando en la nueva alimentación, que siempre se puede servir en papilla para que se acostumbre a nuevos sabores.

Así que aquí van unos rápidos tips o consejos:

1.- Su alimentación en esta edad está basada básicamente en la leche materna o leche de inicio y la otra alimentación todavía es complementaria

Vamos un proceso de adaptación dicho de otra forma. Así que no debemos preocuparnos si en los primeros pasos con la alimentación sólida el bebé la rechaza, ya que es normal que ocurra.

Debemos respetar su ritmo cada bebé y niños llevan su ritmo y algunos bebés empiezan a los 6 meses y otros a los 12, así que sólo nos queda ir probando y tener mucha paciencia, ya que se trata ni más ni menos de otro proceso de aprendizaje.

Es especialmente importante la presentación y los colores, no los chafes demasiado o cambia la textura a ver si de esta forma se despierta su interés. Ya que muchas veces con un simple cambio se lanzan, pero también puede ser que lo que un día le gusta de una forma al día siguiente cambie.

2.- Es fundamental tener en cuenta al bebé y no enfadarnos y forzarlo

 Poco a poco, iremos viendo como el bebé va avanzando y se va comiendo lo que le ofrecemos, pero como hemos mencionado sus gustos cambian rápido. Y lo que ayer le emocionaba es probable que hoy no le guste o le motive. Suelen pasar por crisis de alimentación y cambios que por diferentes motivos les puede hacer volver a la leche o papillas. Es normal, pero tenemos que ver que esa falta de apetito no se deba a alguna afección o enfermedad, también es normal que no coman lo habitual por cansancio o sueño.

Nunca debemos presionarlos y forzarlos, ni mucho menos ponernos nerviosos, ellos llevan su ritmo y como decimos sólo con la leche tienen todos los nutrientes básicos para crecer sanos.

3 Tenemos que tener presentes su constante evolución y a partir del año se produce un cambio notable

Su alimentación sigue siendo a demanda pero los ritmos se van ralentizando un poco, también depende de lo movido y glotones que sean. Siguen creciendo muy rápido es evidente pero no al ritmo de los primeros meses y es probable que en ocasiones no sientan tanto apetito y lo cambien por explorando el nuevo mundo que se abre frente a ellos.

Ya que además se une sus ganas de andar y menos de estar sentados, nos parecerá que hay días que come poco, pero no nos engañemos ellos saben lo que tienen que comer y según sus necesidades. Será normal que un día coma menos y otros días lo compense comiendo más.

4. Fundamental apostar por la salud

Y nos referimos a elegir siempre alimentos de calidad y saludables, no vale que se llenen con patatas fritas, galletas y demás comida que no alimenta. Siempre debemos tener la nevera provista de buena comida y por supuesto dar ejemplo.

Siempre puedes prepararles la comida de forma divertida con colores y texturas que les atraigan, ellos comen más con los ojos que con la boca.

De poco va a servir que pongamos en práctica estos ejemplos si no nos tienen de modelo, es decir, debemos comer lo mismo que ellos. De siempre ha sido importante sentarnos en la mesa juntos comer y contar y disfrutar de un rato en familia. Así que por ejemplo si él tiene unas verduras al vapor, nosotros deberemos comer lo mismo y no podemos ponernos a comer un filete, ya si lo ve no lo ha va a entender y va a querer lo que tienes en el plato en lugar de lo suyo.

Finalizando, casi todas las situaciones relacionadas con su alimentación son normales. Siempre que el niño mantenga su actividad y esté feliz, lo más probable es que no tenga ningún problema, y si tenéis dudas, siempre podéis consultar con un nutricionista pediátrico en busca de problemas o si el peso no es el adecuado para su edad, esto os lo irán comentado en las revisiones con los percentiles.

Con estos consejos esperamos llevéis lo mejor posible esta dura transición a la alimentación sólida, ya que también es importante para fortalecer sus músculos de la boca y habla.

Antes de iros os recordamos que en nuestra web de regalos de bebés seguimos contando con las mejores marcas y productos tanto de higiene como de puericultura y aprendizaje que os ayudarán a haceros la vida más fácil con vuestros bebés. Cuidaros mucho y hasta la próxima!

Si te ha gustado compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *