Consejos para los nacidos en verano

Un nacimiento es un momento especial en la vida de todas las personas que lo rodean y una buena época es el verano. Por eso desde La Cestita del Bebé os vamos a ofrecer unos consejos para tener al bebé y sus cuidados en esta calurosa etapa del año.

Y es que el verano sin lugar a dudas es por excelencia una de las épocas más divertidas y bonitas para un niño, las vacaciones, no madrugar, viajes, helados, piscina, playa…. En esta etapa del año, principalmente por el calor, los papás y mamás adoptamos los horarios para que sea más llevadero.

Mamá con su bebé disfrutando del verano

Está bien los niños no tienen tanto problema, pero ¿qué pasa con los bebés? Los bebés por su condición tienen una serie de necesidades especiales y cuidados que en niños mayores y adultos no hace falta tener en cuenta. En las etapas que hace frío también se debe tener cuidados especiales para los bebés en invierno.

Sin más dilación aquí os dejamos una serie de consejos desde nuestra experiencia como padres para que podáis disfrutar del verano a tope con vuestro bebé.

1.- Uso de aire acondicionado y ventiladores

Si nosotros tenemos calor ellos tendrán calor, tienen la misma temperatura corporal. Así que no debemos llevarlos excesivamente abrigados ya que sudaran y pueden producirse reacciones alérgicas de la piel como la sudamina.

Podemos utilizar el aire acondicionado y ventiladores para adecuar la temperatura de las habitaciones de la vivienda, pero siempre respetando las temperaturas de 22 a 24º y que no reciban directamente el chorro de aire o la corriente para evitar que se resfríen o algo peor.

2.- Pasear con el bebé

Es una actividad que todo padre y madre quiere hacer con su bebé, es estimulante para el bebé le ayuda a dormir y disfrutar de los beneficios del sol. Se trata de una actividad de baja intensidad que ayudará en la recuperación de la mamá. Sólo hace falta el carrito y un capazo o saco y recomendable una sombrilla, estos son algunos de los productos estrella de regalos para el bebé para el paseo.

La recomendación es evitar las horas centrales del día ya que es cuando hace mucho calor, es preferible las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde que es cuando menos calor hace. Debemos de llevar vestido al bebé acorde con la temperatura, como hemos dicho antes, un exceso de ropa hará que sude mucho y tenga problemas de alergias e hidratación. Por lo que es recomendable ofrecer biberón más a menudo.

3.- Ellos tienen el mismo frío y calor que nosotros

Los bebés sienten el mismo frío y calor, el problema es que organismo todavía no está tan adaptado como el nuestro y no son capaces de adaptarse a los cambios drásticos de temperatura. Esto hace que no sean capaces de tiritar si hace mucho frío o sudar como nosotros en caso de hacer mucho calor. Así que lo ideal es adaptarles la ropa al frío o calor que hace y no llevarlos sobre abrigados o demasiado ligeros de ropa, al final nosotros debemos elegir en función de nuestras sensaciones.

4.- Pueden ir a la playa y piscina pero con precaución

Los bebés  y niños pequeños pueden acompañar a los padres a la playa y piscina, siempre tomando precauciones con el agua y evitando las horas principales del día que es cuando más calor e incidencia tienen los rayos UV.

¿Podemos bañarlos?

Podemos dar baños a los bebés bien con flotadores especiales para ellos y siempre bajo nuestra estricta supervisión, además les tiene que gustar a ellos que no siempre es el caso. Lo más probable es que con esa edad se trate de la primera vez que están en un medio como el mar. Lo más normal de este impresionante medio es que les abrume al principio con las olas, su inmensidad y ruido, así que una pataleta será del todo normal.

Si queréis ofrecer baños pero sin protección solar por el motivo que sea, siempre nos podemos ayudar con una ropa ligera de algodón, que junto al bañador, gorros y camisetas ayudan a proteger del sol de forma efectiva.

¿Qué cremas protectoras utilizar?

Debemos recordar que para los niños y bebés debemos aplicar protecciones solares muy altas de 50 al menos, el motivo, su piel es muy fina aborden demasiada radiación. Cada dos o tres horas es conveniente volver a aplicar otra capa de protección o tras el baño ya que pierde su eficacia.

Debemos de estar atentos cuando estén jugando con los juguetes en la arena, sólo debemos adquirir los que lleven la etiqueta CE, de esta forma es una forma de garantizar que están regulados y cumplen los requisitos de seguridad. Tener presente que los pequeños y los niños se suelen llevar casi todo a la boca, es su forma de explorar, y lo común en estos entornos es que puedan llegar a comer arena.

Como siempre otro de los consejos que siempre debemos cumplir es evitar las horas centrales del día, ya que es cuando mayor cantidad de calor y concentración de radiación suele haber. Las peores horas de calor suelen ser las comprendidas entre las 11 de la mañana llevando a las 18 o 19h de la tarde. Es muy importante tener esto en cuenta ya que en los bebés el sistema termorregulador no está desarrollado y es más fácil que puedan deshidratarse o bien tener un golpe de calor. Cada poco tiempo si estamos expuestos a altas temperaturas debemos dar de beber muy a menudo a los pequeños y nosotros, ya que se pierde rápidamente en forma de sudoración.

5.- Protección contra las picaduras

En verano no podemos evitar la proliferación de insectos, arañas, moscas, mosquitos, tábanos, etc. La mayoría de repelentes para insectos suelen ser ineficaces y no deben ser usados en bebés menores de al menos 1 año.

La mejor forma y más eficaz para prevenir las picaduras es el uso de mosquiteras en las ventanas, o protección en cunas o camas. Si no se puede lo mejor es una manga larga pero suave para no generar mucho calor.

6.- Con el calor la hidratación es mayor

Cuando hace calor todos tendemos a sudar más y por lo tanto tenemos la necesidad de beber más para que nuestro cuerpo siga funcionando correctamente. A los bebés le pasa lo mismo y os lo pedirán, siempre podéis llevar preparados biberones con leche y agua o darle pecho si os lo pide. Nuestra recomendación es dar a demanda y ofrecerles cada 15 o 20 minutos para que beban sobre todo si estamos fuera de casa, bien paseando en la playa o la piscina que es donde mayor exposición tenemos al calor.

7.- Viajar con el bebé

La mejor forma es contra marcha en el coche. De esta forma, los expertos concluyen que en el caso de sufrir un choque frontal, el cuello y cabeza en niños pequeños y bebés no están preparados para soportar las grandes inercias y fuerzas que se generan. Aumentando así el riesgo de lesiones graves en zonas tan delicadas como estas.

En sentido contrario, yendo a contramarcha las fuerzas derivadas por el impacto son absorbidas por los diferentes componentes del chasis de la silla. De esta manera se amortiguan mucho más y mejor todas las fuerzas e inercias reduciéndose en gran medida la probabilidad de sufrir lesiones en cuello y espalda.

Hace unos meses ya que fue aprobada una nueva normativa de homologación de sillas, en concreto la ECE R19, mejor conocida como i-Size. Con esta nueva normativa obliga a llevar a los niños mientras viajen de espaldas a la marcha. Los requisitos son hasta que tenga unos 15 meses de edad. Por otro lado muchos expertos dicen que no es suficiente y que debería ser obligatorio hasta los 4 años.

Las sillas i-size esta realizadas en base a las sillas de seguridad infantil dotadas de isofix y pata de apoyo. También es importante reseñar que las sillas con el anterior tipo de homologación tendrán presente vigencia hasta el año 2021.

De esta forma teniendo todo esto en cuenta, deberemos ir adaptándonos a la normativa exigida por el bien de los peques. Como vemos la materia de seguridad siempre están a la vanguardia de la técnica y avanza en sus estudios de forma rápida. Es por esto que ya hay muchas sillas en el mercado que se adaptan a esta nueva normativa y a precios competitivos.

Poco a poco iremos escribiendo sobre este tema para manteros actualizados frente a novedades, pero todo sea por la seguridad de los más pequeños. Recordar que en estas fechas la cantidad de desplazamientos es mayor aumentando de esta forma la probabilidad de sufrir algún percance o accidente. Así, que antes de echarse a la carretera se debe verificar el correcto estado del coche, motor, ruedas, etc. más si se tratan de desplazamientos largos.

Como habéis podido ver disfrutar del verano con un bebé o niñ@ pequeñ@ no es tan complicado, sólo tenemos que tener previsión y utilizar el sentido común. Si necesitáis una tarta de pañales para baby shower o regalar una elegante canastilla de recién nacido pasaros por la web y nos podéis contactar sin compromiso. Cuidaros mucho y nos leemos en la próxima!

Si te ha gustado compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *