Conciliar el sueño embaraza en verano es posible

Con el calor que nos ha traído este final de primavera y comienzo de verano es difícil dormir y más embarazada. Por eso desde el blog de La Cestita del Bebé os dejamos unos consejos para que sea más sencillo y podamos disfrutar de nuestras vacaciones con más intensidad si se puede.

Si la hora de acostarse es realmente dura para una mujer embarazada cuando no sabemos cómo colocarnos para que no nos incomode la incipiente barriga. Dormir en verano si estás embarazada puede ser mil veces peor, sobre todo si nos toca pasar los últimos tres meses de embarazo en los meses más calurosos del año, es decir en verano.
Enfréntate al calor, encuentra la posición más cómoda y evita las molestias de usar pijamas ajustados… hasta que decidas a qué temperatura quieres poner el aire acondicionado para dormir, si dejar o no el ventilador encendido por la noche. Son muchas las dudas que nos asaltan, y muchos los problemas que debemos afrontar para descansar mientras nuestro estado nos lo exige y más si estamos fuera de casa.
Por eso, vamos a echar un vistazo a los mejores trucos y algunos otros consejos que puedes aplicar para dormir en verano si estás embarazada y estás pasando por la mejor época del año que te resulta demasiado complicada, tanto si estas en casa como de vacaciones fuera.

Los mejores trucos para dormir a pierna suelta embaraza en verano

En verano, se debe ventilar  habitación a primera hora de la mañana cuando aún no haga calor. Se deben bajar las persianas durante las horas de calor para evitar que entre el sol y vuelve a abrir las ventanas tan pronto como se ponga el sol. De esta forma evitaremos sobrecalentar la casa y convertir la habitación en un horno antes de acostarnos.

Durante el sueño, la temperatura de nuestro cuerpo tiende a disminuir. Sin embargo, durante el embarazo la temperatura corporal es más alta, por lo que una temperatura ambiente de unos 26 ºC sería ideal para que podamos dormir y descansar tranquilamente, mientras que a partir de los 27 ºC podemos reducir la calidad de su sueño.


Lo más recomendable es tener puesto el aire acondicionado una hora al menos antes de acostarnos para enfriar la habitación. Si te gusta dormir con el aire acondicionado encendido, prueba a configurarlo a 26 °C tan pronto como te vayas a la cama y mantenlo así durante unos minutos hasta que te duermas. Para dormir en verano si estás embarazada, no es necesario tener el aire acondicionado encendido toda la noche, prográmalo para que se apague a una hora específica.

Eso sí, no es conveniente dirigir el aire hacia el cuerpo, porque el cuerpo tiende a enfriarse, y podemos resfriarnos. Si todavía no puedes dormir, no te acuestes en la cama y te des la vuelta desesperadamente. 

Prueba a leer un libro y ver la televisión un rato… Cuando te acuestes, tu cuerpo se relajará y llegará un momento en el que sientas el sueño suficiente para irte a dormir.

También ayuda mucho dormir en verano, si estás embarazada sal a caminar por la noche justo antes de acostarte. Podrás darte una ducha en la calle antes de acostarte, además, estarás menos agotada y te dormirás más seguido. Si no puedes dormir sin pijama, elige telas transpirables como algodón o lino, preferiblemente si son holgadas y no se ajustan al cuerpo.
Y si no puedes dormir lo suficiente por la noche debido al calor, ¡no te pierdas una siesta! 

Adquiere el hábito de descansar durante las horas calurosas al aire libre, ajustando el aire acondicionado a 26°C o un ventilador. Dormir en verano si estás embarazada puede hacer que te saltes la rutina, ¡y recuerda que necesitas más descanso y mejor!

Esperamos que con estos consejos podáis dormir y descansar en esta bonita, pero dura estación del año. Nos leemos en la próxima ocasión, cuidaros mucho!

Si te ha gustado compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.