Como llevar el carrito del bebé en verano y pasear con seguridad

Es época de salir y pasear, más ahora que la situación con respecto al virus está más normalizada. Pero al pasear por la calle, y he visto más de un caso, en que los padres cubren y tapa el carrito casi totalmente con una sábana, toalla o similares para proteger al bebé del sol. Hoy desde el blog de la cestita del bebé os vamos a explicar porque no es buena idea llevar tapados los carritos del bebé.

Según estudios recientes, el tapar el carrito del bebé no es buena práctica, ya que hace efecto termo elevando considerablemente la temperatura dentro del carrito y puede acabar derivando en un golpe de calor para el bebé.

Actualmente la mayoría de los coches vienen pensados para estos menesteres, ya que llevan capotas amplias para proteger al bebé del sol. Estos sistemas están pensados para que circule el aire y tengan ventilación. Si lo cerramos completamente la temperatura subirá rápido creando una especia de efecto invernadero. Para crear sombra para el bebé también se venden unas sombrillas que se adaptan al carrito.

Otros experimentos realizados por suecos muestran estos resultados y es que es tan simple como poner dos carritos al sol, uno cubierto y el otro sin cubrir. Pasada una hora y media el que estaba abierto alcanzó 22 o 23 grados, pero el que estaba tapada alcanzó 34 grados llegando incluso a 37 grados tras unos minutos más. Tras este lapso de tiempo había casi 14 grados de diferencia entre los carritos.

El sistema de regulación de temperatura de los bebés no está tan preparado como el nuestro y son propensos a sufrir deshidratación y por tanto derivar en un temido golpe de calor. Así que nuestra recomendación es que los días de tanto calor de verano no tapéis el carrito, lo mejor es que estén ventilados.

Como hemos visto no es buena idea el cubrir el coche del bebé para crear sombra y proteger del sol. Además no podemos ver como se encuentra o si todo va bien.

Medidas a tomar

Lo más recomendable y que nos dicta el sentido común es vestir al bebé como nosotros sin llevar demasiada ropa, que las prendas sean de algodón o lino que son tejidos orgánicos y absorben bien el sudor.

Evitar salir a la calle a pasear en las horas centrales del día que es cuando más calor hace, andar por sitios con sombra y que no incida el sol directo y como hemos comentado poner una sombrilla para proteger al bebé y que así permita la libre circulación del aire por dentro.

Consejos para disfrutar del verano con nuestro bebé

Los paseos bajo la protección de la sombra

Debemos conocer que pasear es muy beneficioso para todos, el bebé recibe estímulos y su dosis de vitamina D por exposición solar. Con un rato de 20 minutos es más que suficiente para obtener toda la que necesita y así evitar el raquitismo.

Como imagináis las mejores horas para hacerlo suelen ser por la mañana temprano antes de las 10 y por la tardes a partir de las 19 horas, ya que es cuando el calor es menor y por tanto la radiación, así reducimos al mínimo los riesgos de golpe de calor.

Durante los paseos los bebés deben ir protegidos, los ojos y la piel, mediante ropa idónea, sombrillas o gorras. Ya que el uso de cremas no está recomendado hasta los 6 meses o 1 año de edad, por cuestiones de alergias.

Del sol lo bueno la sombra

No podemos ser más claros respecto al sol, los días con sol y calor son muy bonitos, pero también peligrosos, más para los bebés. Como hemos comentado la exposición al sol puede generar quemaduras ya que su piel no está formada y es muy sensible y delicada.

Mejor evitar horas centrales del día y uso de cremas, usando más la sombra y ropa idónea.

Mantener un nivel óptimo hidratación

Lo más recomendable es llevar su botellín o biberón con agua e ir ofreciéndoles constantemente, si no quieren es que no tienen sed. Debemos tomar esta medida aunque haya o vayan tomando pecho, ya que con el calor se eliminan muchos líquidos y cuando se tiene sed la deshidratación ya ha empezado.

El clima en casa

El rango de temperaturas con las que más a gusto y se recomienda es el de 20 a 22º C. Podemos usar ventiladores y aparatos de refrigeración con el aire acondicionado para controlar la temperatura, siempre que no se enfríe demasiado o se expongan a los pequeños a las corrientes, para evitar problemas de garganta y resfriados. Tampoco se recomienda irnos a dormir con estos aparatos en uso ya que pueden desembocar en problemas respiratorios serios, si hace mucha calor o se resecan las vías siempre se puede utilizar un humidificador.

El coche y el calor

Si tenemos que viajar con los bebés en verano es conveniente pasar una revisión para la correcta puesta a punto del coche y evitar posibles problemas. El vehículo debe estar limpio y ventilado, a una temperatura como la que tendríamos en casa.

Lo ideal es que cada hora y media o dos horas, poder realizar paradas de descanso y así alimentar al bebé o cambiarlos y sobre todo mantener una buena hidratación. Como ya sabéis, es muy importante no dejar nunca al bebé sólo dentro del coche, y menos al sol, ya que puede sufrir una deshidratación y por consiguiente un fatal golpe de calor.

Esperando que estos consejos os ayuden a pasar un buen verano con vuestros bebés, os recordamos que nuestros regalos para bebés disfrutan de unos precios que os dejarán helados. Podrás adquirir una de nuestras cestas de regalo para bebés o una tarta corporativa de pañales al mejor precio y personalizada como te gusta o bien para babyshower! Seguimos con el 5% de descuento por registro y también aplicables en detalles de boda, bautizo y comunión! Disfruta del verano con precaución, hasta la próxima!

Si te ha gustado compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *